lunes, 11 de enero de 2016

RÈQUIEM PARA CORADO, EL “SAN NICOLAS” DE LA VILLA

                                 

                                    
                                                                 Por Oscar Carrasquel


Algunos dicen que la muerte siempre es secundaria pero que  también es  incubadora  de un sentimiento de amor difícilmente de ignorar. Luchar contra la corriente de aguas del destino es imposible, y  el viaje final al infinito es una tarea improbable de detener. Y que en definitiva Dios es quien nos hace el  llamado. Por eso en la vida reímos y sufrimos. Nacimos y después morimos.

Hoy le correspondió el turno al amigo CORADO MONTEVIDEO, el vecino de pared por  medio,  el hombre que formó familia en  el callejón Ezequiel Zamora Sur de Las Tablitas y allí vio nacer y crecer a sus hijos;  el patriarca, el hombre luminoso y gentil que todos conocíamos. Y al igual como  Garrit, quien fue el más noble de los actores del mundo, CORADO, fue maestro en el arte de entretener a las gentes de todas las edades, muy  especialmente a los niños que eran su mayor riqueza. La alegría de un niño le sabía a gotas de lluvia y a la frescura de la brisa.  De este amigo conservamos su rostro que anticipaba la imagen de un auténtico San Nicolás. Conservamos la fotografía con su  figura  obesa, con sus claros espejuelos parecidos a dos anillos; y  detrás, unos ojos que fueron radiantes, sus barbas blanquecinas de antaño,  y  su alforja atiborrada de caramelos y golosinas para repartir alegría con su presencia a los niños  de Villa de Cura cuando llegaba la cosecha navideña.

En época de Navidad, sin falta,  ¿Que niño de nuestros barrios de la parte sur de la población no conoció a este Santa Claus?, cuando llegaba de casa en  casa, con su ronca pronunciación, saludando a los niños con su mensaje navideño en la imaginaria voz de PAPA NOEL:   “JOOO….JOOOO... ¡FELIZ NAVIDAD¡”.  Cada rincón de  casa era un pesebre de luces, y la luna sonriente junto con los niños y los luceros se sentaron a su lado, y se retrataron como acompañantes este pasado  24 de diciembre de 2015. Ese  encuentro lo presenciamos más de una vez. Es algo que hoy albergamos en el recuerdo. Solo CORADO MONTEVIDEO, con su risa y entusiasmo  sabía  trasmitir alegría infantil, porque alojaba a Dios en su generoso corazón y  en el alma. Esta fue apenas una de las tantas realizaciones de su   sensibilidad y saber humano en el transcurrir de su vida.

Adiós CORADO MONTEVIDEO, cronista de los barrios de mi pueblo, auspiciador de alegrías y de sonrisas, te fuiste después de celebrar la Navidad y el Año Nuevo de  2015. Hoy te despedimos de manera física, pero  dejas tu presencia espiritual y tu imborrable huella en el alma de cada niño de nuestro pueblo. Y  al igual que a Garrit, actor de Inglaterra,  nos dejas  alojado en un claro del alma el  mensaje lírico del poeta cubano José Ángel Buesa, quien  una vez se decidió a  escribir: “aprendamos a reír llorando, y a llorar con carcajadas”. 
Hoy elevamos una oración a Dios por el eterno descanso de tu alma.


                                                                                                              La Villa, 09 de enero de 2016


COMENTARIOS

De: Dilia Carrasquel Gracias al Sr. Oscar Carrasquel por esas hermosas palabras y a la Sra. Maria Teresa Fuenmayor por compartir. Que Dios le de de el descanso eterno a nuestro querido Corado y que brille para él la luz perpetua. Paz a su alma.



De: Hilda Tovar León Villa de Cura se va quedando sin sus ídolos ilustres ¡Qué vacío dejan los árboles grandes !

De:Anónimo
14 de enero de 2016, 14:18 Él era nacido y criado en La Represa, hijo de Pablo Montevideo, hermano del popular "Chorote". Paz a su alma



De: Anónimo
16 de enero de 2016, 17:05
Gracias Sr. Oscar Carrasquel. Se nos fue un buen hijo, hermano, esposo, padre, abuelo, amigo y ciudadano. Su presencia vivirá por siempre en todos sus familiares y amigos. Dios le de el descanso eterno. Paz a su alma.

2 comentarios:

  1. el era nacido y criado en la represa hijo de pablo montevideo hermano de el popular chorote paz a su alma

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sr. Oscar Carrasquel. Se nos fue un buen hijo, hermano, esposo, padre, abuelo, amigo y ciudadano. Su presencia vivirá por siempre en todos sus familiares y amigos. Dios le de el descanso eterno. Paz a su alma.

    ResponderEliminar

Deja tu huella en este blog con tu comentario.