domingo, 25 de junio de 2017

¡AREPITAS DULCES…DULCES AREPITAS!


Catira la chica,
parece un lirio de seda,
sale como el sol 
todas mañanas

La veo muchas veces
por la calle pasar,
cuando la tarde abre
su  anillo de colores

Delgada, liviana de trato
parece una muñeca hecha de algodón,
suelto su pelo
como una alegre cascada.

Arriba y abajo,
recorre calles y largas avenidas,
porta un cesto
extendido sobre el brazo

Lleva para la venta
una camada de doradas arepitas
salpicadas con semillitas de anís
que semejan oscuros lunarcitos.

Creo que por ella cultivadas,
alineadas todas
como si fueran infladas

La rubia pone una  encantadora
sonrisa,
cuando pensativa
las va entregando una a una.

Dando vueltas,
bajando y subiendo esquinas

No se cansan mis ojos
de mirarla con angustia,
Ni sus labios
de  vocearlas todo el día
¡Arepitas dulces…dulces arepitas!


Oscar Carrasquel, La Villa de San Luis, junio de 2017

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu huella en este blog con tu comentario.