miércoles, 15 de noviembre de 2017

ROLANDO QUERO, UN ARTISTA PLÁSTICO EN EBULLICIÓN






Uno de estos días con un calor veranero que aturde fuimos a visitar en Villa de Cura al profesor Rolando Quero; la cita fue en la misma casa de altos aleros, viejos corredores, aireados ventanales y gruesos pilares de su niñez, allí nos presentamos armados de bolígrafo y la libreta llena de preguntas amistosas. Provoca dialogar con este artista, se sale fresco y renovado de su saber, por su dinamismo y espíritu alegre, su capacidad intelectual y la fluidez sorprendente de sus palabras. Uno al entrar en contacto con este emporio del arte donde se topan los colores, la música y la poesía, presume que está  entrando  al  jardín de una pradera de los cielos. Siente como si se salieran del  espacio las estrellas, o volaran mariposas blancas y de todos los colores por entre los corredores y paredes de este caserón.

Para quien no lo sabía, “R Q GALERÍA ”  se localiza en la vía de  la calle Jaime Bosch, entre Bolívar y Miranda de Villa de Cura; me sirvió de baquiana la profesora María Teresa Fuenmayor, igualmente le pedí  que me asistiera. A este caserón se llega por el camino de hondo silencio de Dios y la  Virgen de Lourdes. Dos o tres pasos a la derecha y casi se une con la casona que comparten las hermanas Hernández Pasquier, donde por casualidad estaba de visita mi amigo Rafael Rodríguez Galindo, recientemente llegado de Viena la capital de Austria, ahí nos detuvimos un buen rato. Y me pregunto de nuevo, ¿por qué será que por estos largos cobertizos que habita la poeta Rosana, se respira  todo tiempo una fragancia de flores de jardín, aroma de humeante café, albúmenes de viejas  fotografías, libros de poesía,  olor de sillas antiguas y cantos del orfeón  Niños Cantores de Villa de Cura.
Nace en Villa de Cura el 28 de diciembre de 1954 (día de los Santos Inocentes). Inscrito por sus padres en la Jefatura Civil con el nombre de Inocencio Rafael Quero Delgado. Ya no se llama así con ese nombre sacado como se estilaba antes del almanaque Rojas Hermanos,  su madre con legitimo orgullo desde que era un párvulo quería que se llamara Rolando y lo convirtió en su nombre artístico, y con él, con este nombre empezó a sonar y ha rodado por su país y  recorrido una  parte del mundo. Su madre Amelia Isabel Delgado, una mujer risueña quien lo enseño a amar la vida; y su padre Carlos Emilio Quero Bolívar, un viejo artesano pionero de la alpargatería y a la vez propietario de una pequeña pulpería en Villa de Cura. Rolando es el sexto de ocho hijos habidos en el matrimonio, los otros hermanos son: Lourdes, Carlos, Elizabeth, Mirian “La Nena”,  Zulay, Magda y Alina, una familia compacta que todavía reza unida.

Rolando Quero, es uno de los artistas plásticos prolíferos vigentes hoy en día en nuestro país, reconocido no solo en Venezuela sino internacionalmente. Un artista muy organizado,  con mucha disciplina y con un dinamismo brillante. Uno se detiene a mirar sus obras  y se  da cuenta que se trata de un trabajo de mucha calma y meticulosidad. Diré que el artista va y viene, se pasea silencioso, callado, entre tantos esbozos que cubren las paredes; al fondo de la casa esta su taller de trabajo, lo seguimos de cerca, se protege con un  par de guantes de nitrilo, unas croos  y un largo delantal, manchados con muchos  colores como si quisieran salirse.

Indagamos sobre su apasionante vida -es la segunda vez que lo abordamos-  le  preguntamos a este prestigioso artista plástico por el nombre exacto de las muestras, del significado de cada cuadro,  una a una las esculturas,  sobre la pintura abstracta y la figurativa. Cualquier persona con solo poseer un poco de intuición, pasearse un poco por los corredores de su casa, asistir a las exposiciones pictóricas, o simplemente asomarse por una rendija y ver su Galería, puede admirar las obras aunque no sea  especialista en la materia.

En lo que comenzaba su etapa juvenil fue su iniciación en la plástica pero de manera autodidáctica, inspirado en grandes pintores como Armando Reverón y otros creadores de la época, pero siempre desde pequeñito lo atrajo el dibujo a mano alzada coloreado (nunca reprobado en esta materia) y  desde entonces se le metió en la cabeza que iba ser pintor. Cuentan  que siendo niño  inventó un papagayo de colores y agarrado de  la cola se encumbraban ambos perdiéndose entre las nubes, dejándose arrastrar por el viento hasta bajar en la sabana villacurana. Pero  lo que  nunca podrá olvidar, es que su primera inspiración fue pintar una  hermosa rosa roja sobre una cartulina como obsequio a su progenitora una vez que se celebraba el día universal de la madre. A través del arte ha expresado el infinito amor y gratitud que sintió por ella.

-Soy de los que nací siendo pintor  

El propio Rolando lo ha declarado en diversas entrevistas. Primero pues, dirige sus pasos por la escuela pública de primeras letras  en la escuela Leopoldo Tosta y luego vino el liceo “Alberto Smith” de Villa de Cura, culminando sus estudios de bachillerato en el liceo “Cristóbal Mendoza” de la ciudad de Trujillo. Quiso cursar Derecho en la Universidad de los Andes,  se retira cuando iba casi a mitad de carrera, jamás se apartó de su ilusión de ser pintor. Derrochando juventud sintió impulso por la superación y buscar su destino, nada lo detuvo, luchando por sus sueños con sus propios medios,  con la ternura de los colores clavados en la mente y en el alma.  Comienza su periplo por el mundo y se dirige a España, lo primero en estudiar fue escultura, modelado, moldes y dibujo en la Escuela Massana, en la cátedra de arte y diseño del célebre ceramista  y escultor Joaquín Chavarría, en la provincia de Barcelona España. Después de España continua su peregrinaje por Francia, nación que le corre fama en el mundo de ser  un templo del modernismo, a cultivarse  en la escuela de Artes Plásticas en la Universidad Michel de Montaigne, y en los talleres de dibujo, pintura y escultura de la Escuela de Bellas Artes en Bordeaux, Francia. No obstante, vuelve a arreglar equipaje y fue a parar a la República de Túnez  y el Reino de Marruecos, países situados al norte de África; en principio como observador y luego  seguir perfeccionando y extendiendo sus conocimientos sobre la técnica  de la pintura y la  escultura. 

Rolando es un pintor que utiliza la técnica mixta, recurre al paisajismo  de ciudades y valles, también ha acudido a la figura humana,  pero canaliza mejor sus sentimientos artísticos a través del  expresionismo abstracto donde se destacan los elementos texturales, así como el desarrollo de giros en forma de rotación del viento y espacios no objetivos. Como se sabe, la técnica no utiliza el pincel sino motas de pabilo y greñas de tela. El material utilizado proviene de la carpintería fustera,  recortes y trazos de talabarterías del pueblo que las hay en la Villa como humo. Además, Quero es un artista habilidoso manejando formones y buriles  para  originar tallas sobre madera pulida y  experto en realizar figuras en barro y fusionarlas con metal. Es su costumbre poner en práctica la policromía  en las obras escultóricas y pintura sobre lienzo y objetos.

Rolando  se acuerda muy bien, contaba veinte años de edad cuando tuvo su primera experiencia en una exposición colectiva realizada en la ciudad de Valle de La Pascua, estado Guárico, trabajada con flores y jarrones y  figuras de personajes típicos y populares. Ya van más de cuarenta años metidos de lleno y se sigue extendiendo en el arte de la pintura, la talla y composición de figuras. Rolando se puede identificar a través de sus obras que se han sido expuestas en salas en capitales de estados y pueblos de Venezuela, en numerosas exposiciones, tanto individuales como colectivas, en diversas Salas, Galerías, Ferias, Universidades, Museos y Ateneos en las ciudades de Caracas, Barquisimeto, Maracay, Valencia, Trujillo, Boconó, Mérida, San Carlos, La Victoria, Guanare, San Cristóbal, Barinas, etc. La muestra colectiva más reciente fue realizada a finales de octubre y primera quincena de noviembre de 2017 -“Entre colores y sonidos”- en los espacios del Centro Cultural Eladio Alemán Sucre en la ciudad de Valencia, edificio del diario El Carabobeño, Inaugurada con sustanciosas palabras de personalidades  ligadas a la cultura valenciana y caraqueña. Muy visitada por un público selecto rodeada de música llanera y contó  con amplia difusión en los medios de comunicación y en las redes sociales.
En sentido general su trabajo artístico de inspiración (individual o en grupo) se ha visto relucir en salas de exposiciones, en galerías de arte de varios países como Brasil, Canadá, España, Argentina, Estados Unidos, Dinamarca, Francia, el Principado de Mónaco, entre otros. Aprovecha de Incursionar en el exterior para que su arte  fuera tomado en cuenta como diseño industrial. Una de las características esenciales es que la galería de arte moderno “REVISTA CONSTRUARTE”, en este momento  es la que está  encargada de promocionar muchas de sus obras a nivel internacional. 

Es interesante resaltar la sensibilidad humana del artista  Rolando Quero y su cooperación, en el sentido de incentivar a una cantidad de estudiantes de las escuelas de Villa de Cura con la finalidad que se incorporen a su taller, de manera que puedan logar empaparse teóricamente de los conocimientos básicos en el arte pictórico y escultural. Aparte, en esta “R Q GALERIA ” hay mucho para admirar, para aprender en numerosas obras en formato pequeño, mediano y grande que hablan por sí solos.
-Ofrecer una puerta al conocimiento e indagación a los códigos del arte contemporáneo… De estudio y de encuentros de artistas e investigadores del arte venezolano… Un sitio para el debate de ideas...

Éstas, entre otras, fueron palabras en ancha voz expresadas por el profesor Orlando Quero en la fecha de inauguración de esta Galería en la parte frontal de su casa de vida familiar. Muy bien arregladita por cierto, pintada y bonita en la cuadra, contrasta con lo feo y dejadas que están hoy las calles de la ciudad, llenas de tarantines, de montones de basura por todas partes, en las noches pareciera  que salieran espantos. 

Ya sabemos que nos encontramos frente a un poeta sobresaliente del pincel, frente a un bardo del leguaje plástico artístico, guiado en lo que sienten sus cinco sentidos e inspirado por su serena personalidad. El lenguaje criollo lo sabe utilizar intelectual, coloquialmente y con sutileza pedagógica. Aprovecho para destacar que el artista domina el idioma  inglés y lee y escribe muy bien el  francés y también la lengua catalán.  No en balde transcurrieron más de veinte años de su vida por otras geografías del universo, antes de volver con su alma fresca a su patria chica a continuar sus quehaceres artísticos y culturales.
Le gusta compartir con gente que actúa en defensa de la cultura. De mi análisis en alguna ocasión observé que la Fundación Teatro  Estable de Villa de Cura, bajo la eficiente dirección del maestro Orlando Ascanio, ha contado siempre con  su disposición, su apoyo moral y  estímulo. Habla muy bien de artistas de la dramaturga villacuranos que se han destacado  hoy en día como Gipmar Martínez, Luis Abache y otros creadores más que han descollado en el teatro.

En cualquier lugar que llega es bien recibido, de memoria prodigiosa. Habla con una pronunciación de los que verdaderamente saben del arte pictórico y escultural, sin alardes. Acostumbrado a debatir en el campo de la critica con expertos del arte. Ha participado  en mesas redondas y en entrevistas para medios de comunicación audiovisual y escrita de Caracas y del interior  y también en otros países. Ha recibido numerosos homenajes, premios, primeros lugares en concursos. Entre la más reciente cabe  destacar la Orden Ciudad de Villa de Cura, en su única clase.

Solo en Villa de Cura se halla “R Q GALERÍA”, creada y abierta sus puertas al público el 28 de junio de 2015. Se menciona como una de las primeras  que funciona en la entidad aragüeña y entre la más importante del país. A la Villa vienen a visitarlo  de distintos lugares, no solo a echar una mirada, sino a adquirir sus cuadros, cuya promoción se extiende Igualmente en la red virtual vía online. Igual  pueden ser descargadas en video a través de un canal de You Tube. Sus obras pictóricas se han visto relucir en espacios públicos capitalinos y el interior, igual en casas antiguas y modernas de muchas familias de abolengo.

Muy grata impresión le dejó el hecho que fuera escogido para realizar una obra en homenaje al presidente Hugo Chávez, consistente en 5 relieves en bronce platinado tamaño  0.90 x 3m cada uno,  la cual se encuentra en la actualidad en el despacho de la presidencia de la República. 

En el año 2010 fue el único artista venezolano en representar a nuestro país en Brasil. Las cámaras de televisión  se desplazaron  desde Sao Pablo hasta Brasilia para grabar la entrevista, cuya edición  para su posterior publicación fue realizada con precisión por el comunicador y productor villacurano de TV Gipmar Martínez. Se encuentra You Tube con el título: “Sueños en la Jungla” y lo compartimos con Uds. al final de esta nota,

El artista Rolando Quero fue el personaje encomendado para diseñar las áreas y erigir una mole escultórica de 2,oo m de altura encargada por el parque YMCA, un conocido y excelente lugar educativo de recreación en la ciudad Valencia. Allí puede visitarse y admirarse este testimonio de su creación.

Cristiano  católico y devoto y del Santo Sepulcro. Desconozco los años pero según la tradición esta imagen estuvo bajo custodia de la familia Delgado, en la misma casa donde durmió  “El Taita” José Tomás Boves en la calle Real. Ama a Dios sobre todo, igual que al prójimo, esa fidelidad cristiana la manifiesta aun más en la procesión del viernes santo en Villa de Cura, cuando la imagen del Redentor es  sacado de la Casa  del Santo hasta la iglesia parroquial San Luis Rey. Y es un asistente ferviente a la Peregrinación los meses de febrero en homenaje a la Virgen de Lourdes.

Así pudimos concluir esta amena conversa  con este bardo del lenguaje plástico, con este patrimonio  viviente que nos enorgullece tener acá en La Villa de San Luis. Y la verdad es que  disfrutamos de su hablar tan sabroso que provoca no detener la conversa. Rogamos a Dios le alargue  muchos más sus años de existencia para que siga cosechando  triunfos y  no  detenga el  impulso de su trabajo creador.  Él  está capacitado  para hacerlo,  ojalá que  las nueva generaciones se contagien y sigan  sus lecciones y ejemplo.


                                                    


                                                   Oscar Carrasquel, La Villa de San Luis, noviembre de 2017

viernes, 10 de noviembre de 2017

¡ACASO!

   
Marina
Carlos Ortega Morales  México



Acaso se podrá pintar
un rosal sin sus tonalidades

Acaso podrá el viento pasar
sin el aroma de una flor

Acaso el estío
podrá borrar la huella
dejada en la charca
después del aguacero

Acaso quedará la nube 
dibujada
enseguida de caído el chubasco

Acaso el chispazo del rayo
podrá alumbrar el final del lucero

Acaso puede retornar el peón
que le dijo adiós a los esteros

El viajero nunca pisa su sombra,
se guía por la policromía
del horizonte en los atardeceres.




      
         Oscar Carrasquel, La Villa de San Luis, verano de 2017



domingo, 5 de noviembre de 2017

LA CIUDAD DUERME


            
Mi pueblo es valle,
montaña,
garganta de llanura

Poco a poco,
el tiempo me lleva
por caminos de memoria

El tic tac del reloj
repite la misma canción

La ciudad me mira
con su rostro demacrado

Como las aspas
de un molino abandonado

Crece el dolor
en su travesía
de mieles amargadas,
de caras alargadas,
de sueño que se acabe

Ya no eres rosa
entreabierta
donde rondan mariposas

Se te fueron
los heroicos batallones
del frente de los mercados

Vuelan los mercaderes
como fieras en acecho
Lanzando en la cara
su cruel zarpazo.






                            



                                Oscar Carrasquel, La Villa de San Luis, noviembre de 2017




Sitio web de la imagen: http://villaliteraria2010.blogspot.com/2011/05/cronologia-de-la-fundacion-de-villa-de.html

miércoles, 25 de octubre de 2017

LA BAILARINA GABI ADAMES
















La verdad es que una de las grandes figuras  de la cultura aragüeña está representada en esta  villacurana de excepción que se llama María Gabriela Adames Ovalles, bella e inteligente para concebir el arte. En el mundo artístico  coreográfico  es conocida llanamente como Gabi Adames.

Cómo no reconocer que son innumerables los triunfos obtenidos, no solo en el ámbito de la cultura aragüeña, sino abundantemente también en  Caracas. Cursó sus primeros estudios de danza y ballet clásico en el Teatro de la Opera de Maracay, no obstante continúa sus estudios superiores en la Escuela de Arte de Nina Novak en la capital de la República.

Sigue cursos de especialización en Australia, Argentina, Chile y otros países, habiendo cosechado aplausos y reconocimiento a nivel internacional. El escenario del TOM en la capital aragüeña ha sido testigo de sus más recientes presentaciones con la Academia de Ballet LE TU TU, con sede en Villa de Cura, cabeza del municipio Zamora del estado Aragua. Con su madre y directora del instituto  profesora Maribel Ovalles quien nunca quita la vista de su vida artística,   fundan esta escuela de baile que le proporciona a la juventud villacurana una formación artística, deportiva y pedagógica. En sus creaciones de diversas obras se mezcla un trabajo coreográfico, con lo imaginario del cuento,  el fuego de la danza, la escenografía, sin faltar el latido de  la música y la poesía. El asistente a estas hermosas veladas de gala  en cualquiera de sus  manifestaciones lo debe  presenciar a casa llena, jamás va a sentir  deseos de alejarse, se mantiene inmóvil en su asiento, cautivo del hechizo que encierra la obra  rodeado de lo mejor del espectáculo.

Son una serie de satisfacciones, bailando, dando vueltas y saltando de alegría como los buenos vientos y una sucesión de reconocimientos en el haber de Gabi Adames, sin precipitación pero sin descanso. Aplausos, ovaciones, medallas de oro y bronce, primera  en concursos, son entre muchos  los triunfos obtenidos; pero igual van apareciendo  presentaciones en pueblos y capitales de estado en su país. 

Mi afecto y respeto no están distantes de su padre Chencho Adames y su esposa Maribel. No es necesario tampoco tener a esta asombrosa bailarina frente a los ojos para admirarle. Lo manifiesta la reacción de mi sencilla poesía abierta siempre para todo lo bueno, para  lo excelso.

                                                                                                                            
              
     GABI ADAMES


Gabi,
es quien gira
con la brisa sonámbula
con una transfiguración
de maravilla

Ella mueve 
sus mágicos contornos

Parece un lirio gigante
cuando abre
su fragante corola

Patina con la brisa
un inefable canto
de música y poesía

A  ratos es árbol, 
Palmera en isla solitaria

Posee de una Reina
su belleza santa

Danza…
llena de colorido,
de gracia

Sus pasos firmes,
sienten
por el aire hundirse

Un arco de rosas
dibujan sus manos,
en una feria de colores

Mostrando su figura
un remanso de  luz

Gira…y gira, un instante,
como una redonda
copa de cristal
de belleza inalcanzable

Mirando Gabi,
con un brazo en alto
eternamente su ciudad.

              Oscar Carrasquel, La Villa de San Luis, verano 2017






   


lunes, 23 de octubre de 2017

VICENTE ALFONZO ARIAS, “VICENTICO” ¿ACASO ES UN PERSONAJE MÍTICO?

                                 


Con afecto, va dedicada la crónica  a la amiga,
señora  Zulay Manzanilla de San Juan de Morros 

Su lindero nativo fue San Juan de los Morros pero ya se hizo ciudadano villacurano por adopción, por los años aquí vividos y La Villa de San Luis  ha sido su hogar desde que era un niño. Hijo de Alfonsa Emilia Arias y de Humberto Alfonzo, ya difuntos. Nació el 22 de septiembre de 1975. Tiene cara de niño y cometido de adulto. Algunos lo miran como un personaje mítico, otros como una figura quijotesca. Posee unos grandes ojos y una fachada rígida que lo hace aparentar mal humorado. Pero basta conversar un ratico con él para cambiar esa creencia. Se mueve de un lado a otro con la tenacidad de una persona madura para una ciudad que va de prisa.

Aprendió desde que su madre lo trajo al mundo a manejarse con  cuatro  dedos en cada una de sus manos y es feliz con un caminar tumbado como de gabán herido, lastimado por circunstancias de su destino.  Es común que  pase todo el santo  día en la calle. Sube y baja serenamente la camioneta de pasajeros cuando el recorrido es largo, pero habitualmente lo vemos a pie, acometiendo diariamente su trabajo.

Para poder granjearse los cobres y sacudir su pobreza debe fajarse todo el día acometiendo su trabajo como mensajero de una conocida empresa Funeraria local. Su estatura es pequeña para un ser humano de tamaño corriente.  Para nada es un enano.  Dueño de una disminución de extremidades desde pequeño.  Su estatura no pasa de 65 centímetros. Esto no le preocupa en absoluto, tampoco lo abruma ni le acompleja, más bien con su gracia hace florecer los ambientes.

Se queja con  resignación,  con mucha naturalidad, que a pesar de sufrir de una incapacidad motora en sus dos manos, aun no sea beneficiario de una pensión. Sin embargo nos atrevimos  recomendarle acudir a la sensibilidad humana de la profesora Thaimi Izzo, jefa de la sección de Desarrollo Social, quien con toda seguridad estudiará y le ayudará a solventar  su caso.

Conoce los linderos del amor y la buena amistad, amigo de ofrecerle un halago a una dama. No lo piensa  dos veces para  lanzarles piropos a una chica de short o a una dama de estrechos bluyines. Siempre se le ve vestido con telas de sastrería, pulcro, con un par de zapaticos negros bien pulidos, protegiendo sus cabellos con una cachucha deportiva,  con unos pantalones de talla ancha, mayor a su tamaño. Siempre lleva atado al pecho como un cartero, un bolso bien sostenido por una correa de cuero. Está pendiente de todo. No necesita carta de recomendación, con solo su trato uno sabe que es un hombre responsable y honesto. Pone cara seria cuando ve que alguien quiere jugarle una broma.

Lo cierto es que “Vicentico” es un tipo muy simpático; casi todos los días nos sorprende caminando las aceras con un dinamismo y una agilidad envidiable. Saluda a todo aquel que pone la atención en él. Hace diligencias sin murmurar y lo llaman para hacerle encargos, lo cual es otra de sus facetas. Ya se ha convertido quizá en uno de los personajes populares de La Villa, prendido del fervor amistoso característico del villacurano.

No dura mucho en la cola a las puertas de los abastos, ni cuando se instala en las taquillas de los Bancos o en alguna oficina pública cancelando impuestos y servicios. Los porteros le brindan antelación en las filas siendo el número uno en comprar, para ir amontonando el sustento para la despensa familiar. Es el clásico tipo  sociable acostumbrado a entablar una larga conversa como la que hoy sostuvimos. De repente sus labios dejan fluir un refrán o una anécdota de sano humor.

Aquel hombre menudito conoce cómo granjearse las buenas amistades y a pesar que tuvo poca escuela, sabe administrar  lo que aprendió por obra de  Dios y de las adversidades de la vida. Afable, cortés, pero se hace respetar. Lo mismo platica con una gerente china  que con una secretaria bancaria, y también con estudiantes cuando regresan o van para el liceo, quienes disfrutan con sus ocurrencias. Sin embargo en la calle es reservado y cauteloso. Está al cabo que la calle  está inundada de peligros y de mucha inseguridad, sin embargo nadie se mete con   “Vicentico”, pues él siempre  anda pila mirando para todos lados, precavido por si las moscas. Dios le ha dado fortaleza y sabiduría.

Vicente Alfonzo Arias “Vicentico”, es la viva estampa de un popular personaje  de Villa de Cura que jamás se aparta de la ancha comarca,  de la historia menuda pueblerina que él ayuda a forjar. Uno sin necesidad de buscarlo, lo cruza en cualquier boca calle, lo ve dando vueltas casi a diario por las diferentes vías  de la ciudad, porque vive recorriéndolas.



                               Oscar Carrasquel, La Villa de San Luis, 23 de octubre de 2017

sábado, 21 de octubre de 2017

INVIERNO EN AGONÍA

      

   

Cayeron  sobre los huertos
los últimos aguaceros
y una alfombra de polvo
se  tenderá en el camino

Se asoma la mañana: 
majestuosa,
clara,
sobre el blanco azul
del  horizonte

Estamos anclados
en medio de octubre,
Así  lo describe
la amarillenta página
del calendario

Las verdosas ramas
del boscaje se desgajan,
flotan  las hojuelas
sobre  el  rumoroso río

La hierba se viste de dorado,
provecho de la  cosecha otoñal

Se suaviza el relámpago,
se va lejos en cruel ausencia
como un quejido del tiempo

El suspiro de una brisa
en su periplo
sacude la sedienta palma

En  lo ancho del cielo,
el estío  entonces trazará:
¡Aquí me tienen de nuevo!

    

Oscar Carrasquel, La Villa de San Luis, verano de 2017



IVETE PÉREZ SILVA, UN TRISTE ADIÓS

                                                 


   En el día de ayer 18 de octubre de 2017 hubo un silencio profundo en la familia carrasquelera, acudimos a darle el último adiós a nuestra fraternal amiga IVETE PÉREZ SILVA, que se nos marchó agitando un pañuelito blanco diciéndonos adiós allá en San Juan de los Morros. Que a pesar de una cruenta batalla no pudo ganarle la partida a la muerte que al final resultó vencedora. La muerte en su guadaña es la que en definitiva señala el día y la hora en que debemos mancharnos, unos primeros y otros después. IVETE, fue una joven profesional que sabía manejar muy bien el arte de la fe y la esperanza y a pesar de las adversidades del destino  supo enfrentar la vida para vivirla a su manera sin descanso. Siempre optimista apostando a salir adelante junto con Dios como estandarte. Recordaremos constantemente su cariñoso saludo, un beso en la mejilla y una eterna sonrisa dibujada a flor de labios para todas las alegrías que le acompañó siempre, incluso hasta los últimos suspiros de su jovial existencia.  Gracias IVETE por tu sincera amistad, apego y cariño que nos demostraste siempre a la familia Carrasquel. Que un hermoso viento acompañe a tu alma por esos rumbos de los cielos.


  Oscar Carrasquel, La Villa de San Luis, 19 de octubre de 2017

                                                                                                                         

jueves, 12 de octubre de 2017

"MUSEO PRIVADO Y GALERÍA LA MOROCOTA" UN LUGAR DE COLECCIONISMO Y CULTURA POPULAR

Williams Saldeño, un saludo afable desde "La Morocota"



Es muy sencillo llegar y conseguir en Villa de Cura la ubicación de una tienda de antigüedades denominada “Museo Privado y Galería La Morocota”. Su dueño y dependiente se conoce con el nombre de William Federico Saldeño. Se encuentra establecida en una casa grande restaurada con una especie de fragancia de campo por el verdor de la naturaleza que le viene por su proximidad al valle de Tucutunemo. Como es de recordarse, atrás el solar eran terrenos de una hacienda llamada “La Providencia”.

Cada vez que se hable en Villa de Cura de coleccionismo y de cosas antiguas  surge inmediatamente como una importante referencia el “Museo Privado y Galería La Morocota”. Se encuentra abierto todos los días de lunes a domingo. Un sitio concurrido por viajeros, principalmente los sábados por la tarde, los domingos y días feriados. Una agencia especializada en coleccionar objetos antiguos pero muy bien conservados, la cual  se provee y se mantiene  de la compra venta, y  otras   veces se surte por cambalaches de piezas  con otros coleccionistas de toda Venezuela.

Para el foráneo. Tome la Avenida Lisandro Hernández, como si viniera de San Juan de los Morros,  y 200 metros  antes de llegar a una  curva que hace la carretera, al frente del reductor de velocidad,  te vas a encontrar con esta tienda de antigüedades. Si no posees vehículo, no tienes pérdida, porque por la orilla de la carretera asfaltada pasa una línea de autobuses seria y responsable que cruza toda la ciudad de Villa de Cura y te deja en todo el frente de negocio.

Esta exhibición artesanal se ve visitada diariamente por gente que vive en pueblos aledaños y lejanos; apostamos que esta actividad como negocio no genera muchas ganancias económicas, pero sí muchas satisfacciones personales. Desde que el visitante se asoma a sus puertas,  siente y  respira la historia de los pueblos  a través de aquellos corotos inusuales que ya pasaron de moda en sus habitantes.

Williams Federico, es un joven muy laborioso y ligado a la cultura. Es oriundo de San de los Morros, pero La Villa de San Luis ha sido como su arteria vital. Tranquilo, paciente, de buen trato, dueño de una humildad digna de admiración; de entrevistador ahora lo convertimos eventualmente en entrevistado. Bastante conocido porque además de escribir poesía, es locutor y productor independiente de programas de radio.

Actualmente conduce junto con la promotora cultural María Teresa Fuenmayor un programa sobre coleccionismo   y cultura en general  denominado “Coleccionando Ando” que se radia los jueves de 1 a 2 de la tarde por la emisora Villa 95.3 FM. Saldeño, divide su tiempo entre la entrega a la lectura de buenos libros, preparar las cuestiones de la radio y atender a las personas que se acercan a mirar o adquirir alguna pieza que signifique la huella del pasado. 

A Williams Federico lo comparo con una especie de enciclopedia de cosas antiguas, no tiene dificultad alguna a la hora de dar una explicación sobre el origen y significado de cada pieza y de las huellas de su pasado, por remoto que sea. En algunas ocasiones toda la casa la convierten en escuela. Los docentes y alumnos de los diferentes planteles públicos y privados de la ciudad reciben charlas e ilustraciones sobre cada una de las secciones y objetos que se exhiben en el local. Un grupo estuvo participando en el Taller para Pequeños Cultores" que dictara Williams Saldeño en forma gratuita a los niños de la comunidad para despertar en ellos el amor haca nuestras raíces y sus manifestaciones folklóricas. Al finalizar el taller los niños no solo recibieron un certificado sino que también vivieron la experiencia de ser invitados al programa radial "Coleccionando Ando" (Que en ese tiempo se transmitia por la recordada emisora Woman) y leer las poesias y cuentos escritos por ellos mismos con el incentivo que les dejé el taller.

En los primeros días de diciembre el área delantera del Museo adquiere el nombre de “Pasaje de los Cultores”. Como la acera del frente  es espaciosa, Williams aprovecha para organizar espectáculos folclóricos y culturales en vivo para disfrute de grandes y chicos, con la exposición de títeres, borriquita y la presentación de diversos conjuntos de parranda de música navideña. En las navidades el año pasado presentó al tradicional grupo Los Turupiales de Aragua.

Williams Federico Saldeño, es un coleccionista reconocido en toda Venezuela, y  metido entre esa gran familia ha asistido a reuniones y convenciones nacionales y regionales de coleccionismo, conociendo el mosaico histórico y cultural de muchos pueblos de Venezuela, no en balde su afición por el arte le viene desde que era un niño. No debe olvidarse que este señor de espíritu abierto para el universo de la cultura es  co-fundador y directivo de  ASOVENCO “Asociación Venezolana de Coleccionistas”.

Uno, no es experto en coleccionismo pero cuando tiene oportunidad se asoma a estos espacios y anima, porque los museos poseen un candor cultural que compartimos plenamente. Una vez estuvimos de visita en este anticuario y como aquel que se dispone a recorrer un antiguo templo. Uno a uno fuimos examinando los tesoros de esta colección de antiguas y exquisitas muestras. De repente  te encuentras con envases de cerveza y refrescos añejos, un  long play de Chucho Avellanet, monedas antiguas; te tropiezas con máquinas de coser y moler, fonógrafos, cámaras fotográficas, cosas de decoración, teléfonos y relojes antiguos, balanzas, motores, y otros objetos que usaron nuestros padres y abuelos, esmeradamente protegidos en estanterías y vitrinas, acomodados de acuerdo con la antigüedad y naturaleza de las piezas.

Nos falta hablar del grupo de ayudantes buenos que tiene el “El Museo privado y Galería La Morocota”,  William cuenta con su hijo  David,  tiene la cordialidad de Karla y Edgmanyerber, con su amabilidad y esmero para que el visitante se sienta satisfecho.

El coleccionismo privado de antigüedades en Venezuela es variado y profuso, depende de los gustos de cada individuo, no se practica ni se mide pecuniariamente, sino más que todo por afición o fascinación; conocemos de grandes coleccionista en Venezuela por referencia de sus amistades,  uno de mayor surtido y  relevancia es el hermoso muestrario del ingeniero Régulo Briceño, el cual se puede ubicar en el interior de su Quinta en la Urbanización Santa Sofía, Caracas. Le siguen otros también de rango menor pero bastante surtido como es “El Basurelio”  del poeta  Elio  Martínez, situado en la parte alta del sector Funda Villa en la ciudad de Villa de Cura; de igual manera, la recopilación de botellas y otras antigüedades que posee el comerciante de origen portugués  Ricardo Rodríguez de Gouveia (hijo), en la parte de Pedregalito, en la carretera San Juan-Villa de Cura, antes de llegar a La Puerta;  el señor Germán Jaspe, anticuario llamado “Maestro Cervecero”, que se localiza en  Maracay.  Otro coleccionista de ancianidades que hemos visitado las veces que viajamos es la simpática y ventilada casa de Leonardo Aguilera, situada en San Francisco de Asís, municipio Zamora, frecuentado por gente de toda geografía que vienen con el fin de adquirir o intercambiar piezas para sus colecciones. La otra exhibición de botellas y piezas antiguas bastante conocida es del señor Justo Flores, en la ciudad capital del estado Aragua. 

De manera pues que con todo estos detalles, no duden las nuevas y viejas generaciones, aprovechen y anímense de visitar a  este   “Museo Privado y Galería La Morocota” de nuestro amigo Williams Federico Saldeño en Villa de Cura, que ya es como una pertenencia de los villacuranos; seguro te tropezarás  con artículos difíciles de localizar y tendrás la oportunidad de encontrar y  tener frente a tus ojos y en tus manos  una importante porción de la  historia ligada a nuestro antepasado.


                                         Oscar Carrasquel, La Villa de San Luis, 12 de octubre de 2017


Nota: Colaboraron en la recopilación de información, la profesora María Teresa Fuenmayor y el poeta y coleccionista Elio Martínez.



martes, 3 de octubre de 2017

VICTORIO PÉREZ “BIGOTÓN”


Bigotón en compañía de J E Carrasquel 
frente a la placita Bolivar de La Unión. 
Foto tomada de la revista Expresión No 57/2006
      

                    
Camino de hermosos 
recuerdos
La voz de los vientos
me llama
Como el  olor del mastranto 
cuando perfuma la sabana

Es la voz de Victorio Pérez
Aquel que apodaban “Bigotón”,
con chinchorro y anzuelo 
un experto pescador

Del paso de la chalana 
Del  río La Portuguesa
muchos años fuiste patrón

Por un larga cordón 
columpiabas la embarcación,
En medio del impetuoso río 
para pasarnos  a La Unión

Y de noche te esperaba 
la boca de dos ríos,
-La Portuguesa y el Guanare-

Manga larga la camisa,
y más abajo de la rodilla
recortado el pantalón

En  tu pretina colgando
cuarta y media de cuchillo
y  en  la mano apretado
un cordel y un arpón

De  bastimento llevabas, 
nicotina en la vejiga
una arepa con chigüire
y un cuartico de ron

De regreso el hombre traía
Incrustado en un varón

Un bagre, una payara
y una doncella dorada.

Hoy  primo hermano,
el silencio de este mundo
estuvo  por ti  preguntando,
y  por la risa  centellante
de tus gruesos mostachos.


     


  Oscar Carrasquel, Calabozo, 02 octubre de 2017

¿QUE SIGNIFICADO TIENE LA FRASE ”LUNES DE ZAPATERO”?

Don Fulgencio Silva

En estos días conversando  con un viejo amigo nos trasladamos a tiempos lejanos para recordar con acendrado cariño un sitio en Villa de Cura, en el barrio La Represa, el cual fue bautizado con el nombre de “El Revolcadero”. Aclaro que no era botiquín, ni lugar de encuentro fortuito con mujeres como el nombre sugiere, sino el patio de una vivienda, era un remanso si se quiere de la bohemia espontánea y alegre en La Villa de los años 50 y comienzos del 60.

El patriarca de aquel lugar era un veterano artesano de la suela, un hombre gentil que aun nos acompaña en la vida. Allí cosía él todos los días, docenas y más docenas de la criollísima alpargata, con la excepción del lunes,  día que los alpargateros  abandonaban  la faena por  ser de asueto semanal, al igual que el domingo. De allí la  viejísima y conocida frase que reza “Lunes de zapatero”.  Un día de descanso adicional  para todo aquel que fabricaba o arreglaba zapatos, pero igualmente válido para los que elaboraban alpargatas.

Es bueno recordar que las reconocidas alpargaterías en La Villa,  acataban y respetaban la vieja tradición y  concedían parada  a sus operarios el lunes en cada semana. Así como también los  restauradores independientes de calzado  que  hacían lo mismo.

Surgido de la fábrica de zapatos de un inmigrante europeo que se llamó  Don José Soco,  de aquella Villa de Cura que ya se nos escapó de las manos es don Fulgencio Silva.  “Don Fulge” (como le decimos cariñosamente); de ser fabricante de calzado ahora cambió de aire, pasó  a cambiar suelas, tapitas, coser y aplicar betún  para resucitar calzados usados en  un local de la calle Comercio; El, nos ofrece su versión en relación con el significado de la reconocida frase “Lunes de zapatero”; afirma que estos artesanos   se ocupaban los  domingos del saneamiento del área de taller, remojaban y preparaban la suela, aprovechaban para encerar el pabilo y afilar los aparejos de corte y cosida; esto les daba derecho a librar el lunes. Eso se perdió –me dice este catire- desde los años 80, la industrialización y proliferación de tiendas de modas y líneas de calzados acabó con la vieja tradición de “Lunes de Zapatero”.

El sitio donde los lunes se reunían los artesanos de la suela era una casa de bahareque con el techo de dos aguas cubierto de zinc. El solar abajo, era un espacio pequeño parecido a un establo. El piso era de terrón y estaba cercado por una empalizada de alambre y puntales de madera,  sombreado por matas de “pat'eratón”. Se entraba abriendo un falso. Como en ese gremio  siempre estaban en boga los sobrenombres y las echaderas de bromas, alguien puso a la entrada  un tabla clavada sobre un horcón donde se leía:  “El Revolcadero”. 

No más de cuarenta bolívares (de aquellos) reunían los presentes, lo suficiente para  preparar un hervido de gallina de corral, sancocho de res y a veces mondongo. Y como en aquellos tiempos no se cocinaba con gas, el  cocinero usaba una lata donde venía la manteca “Los Tres Cochinitos”,   la montaba sobre tres topias y la atizaba con  leña que abundaba en la falda del cerro “El Vigía”.

No podía faltar un tocadiscos reposando en un rincón,  con una variedad de música latina, y entonces comenzaba un verdadero oasis de buena diversión.   Se rociaban la garganta con guarapita, leche de burra (similar a ponche crema) y para las damas preparaban un coctel que llamaban  “amorcito”. Pero como el vino y la música empatan amigos y emociones, al poco rato  le estaban dando hurras y vivas al personaje anónimo que inventó y  enarboló la frase:   “Lunes de zapatero”.  

No era nada raro que esta especie de peña se convirtiera en trashumante. Hubo   lunes que dejaban “El Revolcadero” y bien temprano se mudaban para “La quebrada de Piritu”, un paisaje silvestre que queda en la vía San Juan de los Morros, a bañar sus cuerpos en las cristalinas aguas, donde  pasaban todo el santo día. Se llevaban en una cesta la provisión esencial, pero  muchas  veces el mismo riachuelo y San Rafael (el Santo pescador) les proveía de coporos, corronchos y palambras para el fogón.

De repente cargaban con dos desplumados gallos de raza recolectados por “Maestro Zurdo” Rojas, de aquellos que quedaban fuera de combate (el domingo) en la gallera de Don Pio Silvestre Zapata en la calle Guárico; con estos espeluéricos preparaban un sancocho y al atardecer  se retiraban, no sin antes dejar todo limpio.

Ya no están en la vida,  se marcharon casi todos con sus sonrisas a flor de labios aquellos reconocidos alpargateros de La Villa, que conocieron el arte de divertirse con poco dinero,  supieron albergar y trasmitir amor y solidaridad. Se fajaban  duro el resto de la semana pero también vivieron los momentos exquisitos que les brindaba el  famoso “Lunes de zapatero”.

Qué bueno que estuvieran para que nos pudieran deslizar tantos episodios, anécdotas y peripecias aquellos que se ya se fueron pero dejaron  huellas que no las borra el tiempo, conocidos en la comarca, entre estos mis amigos de siempre: Antonio Martínez Santaella “Zapatero”,  Alberto Pérez “El gato”;  Melquiades López “Casaguito”;  Marcelino Blanco “El mono•;  Dimas Zambrano “El Chivo”;  Emiliano Rojas “Maestro zurdo”; Roso Martínez “El cochino”; Julio Criollo “El negro criollo”;  Pablo Rondón “El negro”; Eduardo Rodríguez “Conejo”, Luis Rojas, “Cabeza fresca” y Justo Ilarraza “Carehacha”, y otros que no tenemos en la memoria. Viven aun en La Villa, gracias a Dios, cargados de años, mis buenos amigos Ernesto Rojas y Julián Rojas.  

Hoy  notamos que aquel sitio único llamado “El Revolcadero” cerca de un cerro, ha quedado hundido en el olvido. El rancho se convirtió en casa de bloques de doble planta, asiento para dos familias. La juventud de ahora no se preocupa en saber el por qué de la criollísima frase:  “Lunes de zapatero”.

Uno a veces cierra los ojos y se pone a pensar en aquella romería de familias enteras que tenían la costumbre de salir sin peligro alguno,  en autobús o vehículos particulares, desde La Villa para el rio Guárico, a pescar y a darse unas cuantas zambullidas en aquellos pozos, desde que despuntaba la mañana hasta que oscurecía  el sol de la tarde.
                                            
                                                                                                                               Oscar Carrasquel,
La Villa de San Luis, 02 de octubre 2017


COMENTARIOS:

Grisel Ceballos Hola amiga feliz tarde desde que tengo uso de razón dicen así porque antiguamente los zapateros los lunes no trabajaban era su Ida de descanso.

Nelly Blanco Qué recuerdos tan agradables!!

Nervis Silva Montevideo Ese hombre ejemplar es mi padre. Orgullosa de ti papá


miércoles, 27 de septiembre de 2017

ADIOS, DON ROMAN





Todavía tenemos presente
tu rostro y amable voz.
Eras de donde nació la
amabilidad y la dignidad.
Tus huellas de solidaridad
y amor nacían como el sol
a cada amanecer.
Como olvidar tus hazañas,
cuando alzabas en brazos
a Alexandra,
para que medio dormida
ocupara su puesto
en tu flamante ómnibus
cada mañana.
Sabíamos que tenías
alma de ángel,
porque eras uno más,
de aquel tropel de pequeños pasajeros,
que juntos viajaban
(tardes, mediodías y mañanas) 
Te marchaste a las
alturas sin despedirte,
porque debías transportar
niños
en las escuelas de Dios.
Volver con el ronquido 
de tu Bus color araguaney,
por los verdes caminos
y prados de los cielos,
Seguro sería tu mas caro anhelo.

Hoy,
los niños de la antigua prole
Paveca,
que tan lejos no sabían que
te ibas, 
en coro de voces te dirán,
No sabes la broma que nos echaste con tu partida
DON ROMAN.

Oscar Carrasquel, Diciembre 2013

lunes, 25 de septiembre de 2017

LA CALLE DEL FRENTE



         
Discurro  el velo
del ventanal,
de un mundo cerrado
un sábado por la noche

En la esquina desierta 
pestañea 
la  mortecina luz 
del poste de la calle

El asombro muerde    
la inevitable congoja 
de la penumbra

Como aprendiendo
de  una pequeña guerra

Especie de tribulación
al aire libre,
un cuento con terquedad
de verdades

La tiniebla no reconoce
siluetas en la calle

Un mendigo de ojos tristes,
de barba espesa,
arrastra su miseria

Un perro  sin dueño
deambula por la acera
desgajando  la bolsa  negra

-Ya unas manos 
la devastaron con asombro-

La ciudad
es un valle pequeño
envuelto en una red

El reloj marca
las nueve de la noche, 

Un silencio
como de media noche
disgrègase 
en medio de la calle

Arriba, un cielo oscuro
presagiando lluvia,
huérfano de luna 
y  sin  estrellas. 

       Oscar Carrasquel, La Villa de San Luis, septiembre de 2017


jueves, 21 de septiembre de 2017

ANA SOFÍA RUMBO A SU PRIMERA ESCUELA

                        




A esta encantadora chiquilla
(Nieta mía)  
le ha llegado su sorpresa
la hora de emprender viaje
a su primera escuela,

Ya el mar de sus ojitos 
comienzan a mirar,
cómo pasa la brisa
acariciando el rostro
de su maleta escolar

Cuando decline la mañana
Y el sol ilumine la campiña,
en su casita extrañarán
sus lloridos y  sonrisas.

Ahora desfilará por un salón 
adornado de flores y acuarelas,
adonde como pajaritos cantarines
otros chipilines la esperan 

Hay una maestra que los mira,
hay un grupo de niños 
que gritan, corren y juegan,
con objetos de circo por el suelo
.
Unos castillos que se inflan,
Unos cochecitos de madera,  
Una muñeca que llora,
Y una sirena que grita

Cuando las once marque el reloj
la madre saldrá a su encuentro,
Sabrá cuántas infracciones
lleva la niña en su cuaderno

¡Mírenla!... ¡Allá viene!
pasando por una vereda,
parece una florecita azul
brindando al mundo su belleza.


                                      Oscar Carrasquel, Valencia, 19  septiembre 2017

COMENTARIOS

  Hilda Tovar Leon ¿NIETA SUYA DE USTED? CARACHA NEGRA SI QUE ESTA BONITA LA GORDONA. DESDE LA PASCUA CON CARIÑO.