domingo, 27 de diciembre de 2015

LAS ALPARGATAS VILLACURANAS FUERON DE MARCA REGISTRADA

   
En la imagen: Julián Rojas, experto en tejido, montura y fabricación
de preciosas alpargatas villacuranas


Por Oscar Carrasquel


Suelen subrayar los ensayistas modernos que la fabricación de alpargatas no es tan antigua, razón tienen,  porque  surgen   en  España a partir de la primera década del siglo XX. También  se atribuye su originalidad a los países árabes, debido a la situación inestable vivida como consecuencia de la segunda guerra mundial. Al Poco tiempo este oficio se fue  expandiendo a los países de América, principalmente Perú,  Argentina, Colombia y Venezuela.

En las décadas de los años 20, 30, 40, 50 y 60 fue muy común el uso de las alpargatas  en Venezuela. Hasta  los años cuarenta estuvo muy restringida la venta de zapatos manufacturados en el país. La alpargata  se usaba  en  la vida cotidiana y resultaba   una solución para el habitante del campo, pero igualmente era calzado diario por la élite de la ciudad. La gente la usaba no solo por  comodidad en los pies, sino principalmente por su bajo costo y durabilidad. Hubo una época en La Villa que era muy frecuente ver  a un ganadero, vestido de liquilique recién planchado, leontina de oro en un ojal de la blusa, sombrero Borsalino y calzado de alpargatas nuevas.

De allá venimos, de haber sido muchachos escolares de alpargata diaria, porque los zapatos que teníamos   eran  para uso especial de los domingos y días de fiesta. El resto de la semana permanecían guardados en su caja.  Las damas calzaban  una alpargata completamente cerrada  de color negro llamada “Chinela”, confeccionadas  en tela. Las hermanas acostumbraban  prestarse el calzado. 

Recordamos que en los años 40 y 50 funcionaban en Villa de Cura alrededor de una docena de alpargaterías de marca registrada, la más grande y  emblemática era  del sello “El Cometa”, fundada por Enrique Flores, un catire risueño, estirado y desgarbado,  dirigente deportivo; empleaba alrededor de cuarenta operarios que trabajaban dentro de un local,  en  la faena había como una especie de hermandad, acostumbraban  gastarse  bromas y  echaban cuentos, establecida en la calle Comercio, en lo que se conoce hoy como arepera “La Única”. Por la misma calle se  localizaba “El Abanico” de Rafael Correa; y  ”El Cojo” de Celestino Parra,  y siguiendo la misma acera “La Mano” gerenciada  por Norberto Ramón Vásquez;  “El Sol”  de Rafael María Martínez,  funcionando en la calle Páez; “El Esfuerzo” de Leandro Nieves, ubicada en la calle Bolívar y Villegas; “El Caballo” propiedad de Arturo González, situada en la calle Comercio; “El Ancla” de Juan Pablo Álvarez, en la calle Real o Bolívar; por la misma calle alpargatería “PF”  de don Pablo Flores. A todas ellas se agregó “El Martillo”, fundada en  la subida de Los Colorados por Alfredo Gutiérrez.

Un promedio de cuatro docenas de pares de alpargata cosía y entregaba diariamente un operario  a su patrono a cambio de un salario modesto, a punta de aguja, lezna y un montón de macetazos. Era muy raro en esos tiempos encontrar en el barrio Las Tablitas un obrero que no hubiera desempeñado el oficio.

Por espacio de muchos años estas fábricas de alpargatas surtían a todos los negocios, no solo  de Villa de Cura y pueblos colindantes, sino también en  todo el llano apureño y guariqueño, y  a través de agentes viajeros. 

Las alpargatas fabricadas y distribuidas por  estas pequeños comercios, llevaba troquelado debajo de la suela el sello de la casa, con el propósito de  identificar su procedencia, marcando igualmente  la talla. En cualquier pulpería de esquina un par de este calzado no llegaba a costar más de tres reales. A nosotros siempre nos las compraban  en  la bodega “La Loca” de Francisco Martínez. Hoy en día (de conseguirse) se cotizan por un precio muy alto.

Hubo muchos operarios independientes cabezas de familia que laboraban en un espacio de sus propios hogares y que adquirieron por parte de sus colegas alpargateros  el calificativo de “Fogoneros”;  Julián Rojas, vecino de  “La Tigrera”,  hoy con ochenta años de edad se  desempeñó una cantidad de años como  “fogonero”. A ese grupo pertenecía también Ernesto Rojas, Ramón Díaz  y Juan Nieves; la última vez que  vi a Ernesto,  manejaba una camioneta panel vendiendo alpargatas en un pueblo apartado del llano.

Las piezas que integraban  la fabricación de alpargatas  eran la capellada, la  talonera y las tiras laterales, casi siempre de color negro, aunque las hubo con dibujos a colores 
(tramados) y  la denominaban “capelladas caladas”; estas piezas eran tejidas y urdidos por mujeres batalladoras  en sus  propias viviendas, empleando maquinitas y telares de madera de talento artesanal.  La materia prima era el cuero de ganado  de donde sale el trazado de  la suela;  provenía de la tenería “El Águila”, ubicada al  comienzo de la llamada recta de Cagua, que igualmente proveía de materia prima a las talabarterías.

Me contó una vez Pablo Rondón, un artesano  que hoy alcanza  94 años de edad  que, corriendo  el año cuarenta y ocho, los trabajadores de la alpargata se unieron y crearon en La Villa, sin mucho espaviento, el Sindicato de Trabajadores de la Suela; y de este gremio de trabajadores surgió en La Villa un aguerrido equipo de béisbol amateur  nombrado “Sindicato de la suela”, de actuación exitosa en estos valles aragüeños, de grata  recordación.  Aún resuena  en la memoria de Rondón, el nombre del manager  José Arnaldo González, y destacados   jugadores entre ellos Dimas “chivo” Zambrano, José Ramón “cuellito” González y el “gato” Alberto Pérez. 

Fue en los años setenta, cuando  comenzó a extinguirse con el tiempo ido la esencia natural de las alpargatas en Villa de Cura;  el mercado foráneo  se fue proveyendo de  zapatos de marca industrial.  En  los años cincuenta  comenzarían a llegar  los fabricantes manuales  de zapatos de patente y  botas a la medida.  En La Villa todavía resuenan  en la recordación   tres inmigrantes  ítalos muy respetados en el pueblo llamado: Carlo Gallo,  su hijo Críspulo Gallo y George Rocco.

La popularidad de la alpargata  en Venezuela fue un tema generalizado,  hasta  encontró  su componente  y ocurrencias en  el campo político, lo cual fue expresado de varias maneras; por ejemplo, durante la campaña presidencial del maestro Rómulo Gallegos a los partidarios de  Acción Democrática,   despectivamente fueron llamados “alpargatùos” por sus contrincantes políticos.  Igualmente  existió un presidente llanero (Luis Herrera Campins) muy refranero; cuando el mandatario avizoraba una situación económica como la que estamos ahora viviendo,  acariciaba  un aforismo muy vernáculo que decía: “A comprar alpargatas nuevas porque lo que viene es joropo”. 

Todo el logro y rigor de la alpargatería en Villa de Cura,  no fue hecho, ni se debió  a la iniciativa de personas ricas o magnates, ni ayudados por los gobiernos, sino por el propio esfuerzo de hombres y mujeres trabajadores   que  tuvieron que despegar solos y sacaron adelante esta pequeña industria cuando Villa de Cura más necesitó de su concurso, en unos tiempos relativamente difíciles.
                                                                                      




   S. J. de los Morros, diciembre 2015

martes, 22 de diciembre de 2015

MIS NOCHES



                                                             Por Oscar Carrasquel






Mis cobertores  resguardan mis  noches
Ellos conocen mis secretos
Y protegen mis oscuridades.

A veces arrullan mi sueño
En los últimos rayos de la noche.

Volteo la mirada sobre la carpa
Y  se oye el canto triste de una soisola  en la cercanía
.
Amo la volada de la golondrina
De ansiada fuga
Y el trino de una paraulata de dulces ojos.
.
Anonadado me quedo admirando su elegancia
Que me  hace regresar al fantasma de mi infancia,
Y  cada trino me lleva a inventar un nuevo sueño.



Diciembre 2015






miércoles, 16 de diciembre de 2015

MI BLANCA CABELLERA




 Por Oscar Carrasquel


Cuando de repente al espejo me arrimo
Yo  mi cabellera blanca la  miro.
Parece ahora una tímida sombra,
Como si el remoto tiempo
En explosión de cenizas la convirtiera.

Son también espigas luminosas
Que afloran del antaño huerto.
Ellas no me impiden leer un libro
Ni me impiden escribir un verso.

Yo de seguidas con un retrato 
De mis  veinte años la comparo:
Tenía el color mi cabellera  umbría
De una nube de espectacular brillo
Tendida en un sueño de mediodía.

Navidad, 2015


La efigie brotada de un pastel, es una ocurrencia de Belín Anare y  Milagros Sánchez.
.

viernes, 11 de diciembre de 2015

LUIS FELIPE, PEQUEÑO ACTOR


  Por Oscar Carrasquel


Luis Felipe, interpreta a un extravagante caballero de la Caracas vieja, con un look a la usanza de los años 20, 30 y 40 .Traje color negro, camisa blanca y corbata de lacito; bandas elásticas  apoyadas sobre los hombros para sostener unos pantalones que ninguna vez parecían cortados a la medida. Lo que utiliza sobre su cabeza es lo que entonces se denominaba popularmente  “camarita”,  que era un distintivo elegante que usaban los caballeros en sustitución del sombrero. (Actualmente lo utilizan como distintivo los integrantes de la banda criolla “Los Antaños del Stadium”). 

El calzado era de color negro o de doble tono.  Todo un personaje  real caracterizado artísticamente por este niño que apunta a ser un verdadero actor. Lo que mejor lo identifica es el maquillaje,  la parodia y la pose que sugiere la autenticidad del típico personaje. Por otro lado es digno de alabar la calidad artística y profesional del fotógrafo Josman Pereira, a quien nos atreveríamos a catalogar como un semimago operando  la cámara de fotografía. La foto debería quedar como una huella bajo el azulado cielo villacurano para la infinidad del recuerdo.


La Villa, diciembre 2015



COMENTARIOS:

Yeslany Lugo Que bello luis felipe eres tu????
 8 de diciembre a las 8:09

Yeslany Lugo Parece modelo!!!

Maria Teresa Fuenmayor Yeslany, sì, es Luis Felipe. Tremendo fotógrafo que es el Prof. Josman Pereira
 9 de diciembre a las 18:19

Yeslany Lugo es que quedó perfecto!!!!y esa pose guao!!!

Gipmar Martínez Que bien excelente fotografía.
 9 de diciembre a las 19:23

Espiri Contigo EXCELENTE MI ORGULLO Y MI FUERZA PARA SEGUIR ADELANTE

Arianny Quintero Quedo muy original 6 de diciembre a las 12:40

Loriany Romero quedo chevere ! ...
6 de diciembre a las 13:18

Antonio Marrero Jajaja si
 7 de diciembre a las 20:22

Raquel Marin el muñeco de la ciudad!!!!
 7 de diciembre a las 21:27

Aura Esther Ramos Morillo Lindo Luis felipe.

Deigenis De Arias Un beso al guapísimooo de luis felipe...

 Josman Pereira Tiene una gracia única y el vestuario le quedaba muy bien.

Orlando Aristigueta
17 de diciembre de 2015, 10:21
EXCELENTE PUBLICACIÓN. MIL BENDICIONES A TODOS LOS QUE HICIERON POSIBLE ESTE HERMOSO TRABAJO, MUY AGRADECIDO CON DIOS Y CON TODOS USTEDES, GRACIAS

Rosana Hernandez Pasquier Lindo mi querido Luis Felipe.

domingo, 6 de diciembre de 2015

DESPERTAR




Imagenes Romanticas - Mensajes para Amigos!

                   
                                           

  Por Oscar Carrasquel



A veces surges en mis sueños
Como rumor nuevo teñido de relámpagos,
Y luego te conviertes en neblina.
                                               
Tu nombre esfùmase de mi pensamiento
Como el vuelo de una paraulata fugitiva
Recién escapada de su cautiverio.

Me hablas con una voz imposible de oír,
Escucho tu voz como el eco de un rayo
Huido de la oscuridad de la noche.

Pareces un oscuro jardín de flores menudas
De una fuente que no corre
Resucitando entre ruinosos escombros.





Diciembre 2015




COMENTARIOS:

De: Anónimo
10 de diciembre de 2015, 18:02
Poeta Oscar, he leído tus poemas y aquí en Santa Cruz, tu relámpago se ha convertido en neblina porque está haciendo mucho frío pero tranquilo que estoy en compañía de la primera dama, Saludos Poeta y con el encanto de una carta roja



Gilda Elena Carrasquel Còrdova
17 de agosto de 2016, 19:45

Hermoso poema... amor genuino

MI CUARTICO

             
                                            

                                                       Por Oscar Carrasquel                                                         

         




 A Deunys Salgado, mi amistad


                                                   

Mi cuarto es pequeño,
Mi cuarto es confortable y ajeno
(No es como el de mi infancia, rico en amor materno)
Yo a veces le echo una mirada
Abro mis ojos a través de la rendija de una ventana
Y se elevan los grandes detalles que aquello me brinda:

Una cama bohemia que sueña con la noche
Ella…SOLEDAD, mi amiga, libre como el viento
Un  Cristo enflaquecido venido de los cielos
Un par de diplomas colgados de un tabique.

La Coromoto, incrustada en su gruta multicolor
Llamando a la oración
Y un portarretrato reposa sobre un escalón
Mostrando diez mosqueteros en su interior.

La luz de una lámpara de blancas huellas
Que en medio de la noche al ” libro de los libros” ilumina.

Sobre la negra mesita un poema de amor,
Y  un libro  de pálida figura
Marcado uno de sus folios
Con los disecados pétalos de una flor.

Mis muertos debajo de mi almohada,
Reposan en silencio sepulcral
Son ellos, el eslabón familiar y mis amigos
En la eternidad del recuerdo esta  Navidad.




Navidad 2015






Sitio web de la imagen:http://elblogdeunpoeta.blogspot.com/

miércoles, 2 de diciembre de 2015

FRENTE A LA NOCHE



                                                   
Imagen: La noche estrellada (De sterrennacht)   Autor : Vincent van Gogh, 1889




  Por Oscar Carrasquel


Uno se encuentra frente a la noche
Como un pugilista  cara a cara
Antes de subir a un ring.

Muchas veces la noche es larga
Con su sueño profundo,
Deslumbrado y sereno
Que no anhelamos que llegue a su fin.

Otras veces convertido en llanto,
O en el broche de un beso.
En el hechizo de unos ojos de perla
De un amor que hace tiempo se fue.

Como el sonido de un trueno ruidoso y lejano,
Decía Calderón de La Barca
Que los sueños de la noche se convierten en nada.

.
Navidad 2015

lunes, 30 de noviembre de 2015

LOS CALETEROS A PULSO - UN OFICIO DEL PASADO

Por Oscar Carrasquel

Hace más de seis décadas, en tiempos cuando Venezuela era gobernada por el General Marcos Pérez Jiménez, hubo una imagen que no causaba curiosidad alguna en el habitante de Villa de Cura, como fue observar en la vuelta de cualquier esquina la labor llevada a cabo de manera cotidiana por los transportadores de caleta. 

La escena era una fila de hombres en guayucos y con el torso  descubierto, llenos de sol, con un pedazo de fardo sobre su cabeza. Eran hombres (jóvenes y viejos) de buena disposición física, descargando a pulso los viejos camiones Ford y Chevrolet de tablillas, subiendo y bajando aceras, atravesando el umbral de las puertas de los Almacenes, cargando sobre su cabeza la diversa mercadería seca, con sello y firma de poderosos importadores de la época como DAO,BECO, BENEDETTI, TAUREL, BOULTON, etc, la cual llegaba a Venezuela a través de los tradicionales Puertos de La Guaira y Puerto Cabello; la mercancía que provenía de los mercados de Europa y de Norteamérica.Se importaba mecates, clavos,harina de trigo, cemento, productos de tocador,  alambre de púas, perfumes, telas, licores, entre otros,  para satisfacer los pedidos de los grandes almacenes de La Villa, cuando un dólar americano se cotizaba libremente  en Bs 3.35. ¡Así sería de poderosa en aquella época la moneda venezolana!

La firma comercial más grande y emblemáticaen Villa de Cura era el almacén del sello MARTIN HERNANDEZ R E HIJOS, contaba con dos sedes: una en el edificio que envuelve toda la manzana frente a la plaza Bolívar y el otro por la calle Real (Bolívar), cruce con calle Doctor Urdaneta. Sin embargo, existieron en ese tiempo más de una docena de medianos y pequeños almacenes de los cuales nos ocuparemos en un escrito aparte.

En la misión de cada uno de estos valientes ciudadanos entregados a este abnegado trabajo de caletear y luego organizar la mercancía en el interior del establecimiento y disponerlos para venta, estaba el objetivo de recibir a cambio una precaria retribución monetaria con lo cual lograba el sustento de él y de su familia. Eran días en que ciertamente en La Villa escaseaban las fuentes de trabajo estable. Los habitantes de la urbe vivían generalmente de trabajar en el comercio,  la alpargatería y talabartería; además de  la actividad agropecuaria, como elemento esencial de la pequeña economía de todo el municipio o distrito Zamora.

Estos hombres que se dedicaban a la caleta provenían casi todos de sectores de Villa de Cura, vivían humildemente junto a sus familias en viviendas de bahareque y zinc; venían de los barrios Las Mercedes, Los Tanques, La Represa, Los Colorados, Las Tablitas y Los Coloraditos. Faltaba mucho para que la población se multiplicara en tantas barriadas.

Entre algunas cosas que podían contarse de estos personajes, es que eran hombres musculosos y recios para el trabajo, y además guapos a la hora de empinarse el pico de una botella para embriagar el alma; la bebida era como una especie de refugio de sus penalidades y sus esperanzas, pero solo hallaban quimera, y como las aguas de una “madre vieja”, ellos preferían la intimidad del silencio. Algunos supervivientes por ahí comentan que la afición por la caña era para darse ánimo y amortiguar el cansancio que dejaba la dura faena de todos los días.

En nuestros días este proceso de carga y descarga se hace con el uso de montacargas hidráulicos y utilizando carruchas. A diario se aprecia esta labor frente a los negocios de chinos, mientras el ciudadano irrumpe en la cotidianidad  de largas colas, con la expectativa de adquirir algún producto que traigan los camiones cavas.

Hoy podríamos mencionar algunas de estas personas que a pesar del tiempo transcurrido todavía guardamos en la pantalla del recuerdo: Rosendo Flores, José Mujica, José Isabel Barrios, León González, Cesar Augusto Mendía, Antonio Ochoa, Raimundo Díaz, Jesús Núñez y José Alejandro Martínez.

No debería sorprender que expliquemos que entre este gremio de caleteros, se conocían y nombraban unos a otros por el apodo, y no por su nombre propio; fueron muy conocidos en esta labor: Sufrido,  Tabaquito, El Llanero, Peazoe’ mama, Cachapa, Nariz de sillón, Mala pulga,  El Papa, Sapo amarillo,  Mastro zurdo,  Braulio, Monroe, Cantinflitas, Niñote, Mojón de tigre, Medio postín; fueron sobrenombres que siendo muchachos,  en la cotidianidad nos  aprendimos de memoria, cuando eventualmente nos entremetíamos en sus tertulias, y susurraban y se contaban nuevas y viejas historias.

Los Caleteros fueron personajes populares de los pueblos, trabajadores de gran valía y de mucha fuerza y resistencia física. Bebedores cotidianos. Nos complace recogerlos en la crónica para rendirles homenaje, valoramos la actividad laboral que desarrollaron en los días más productivos de su existencia. Nos llena de satisfacción recordarlos con nostalgia y respeto, incluso a aquellos que por olvido no nombramos; la gran mayoría de ellos ya emboscados ineludiblemente por la muerte.

¿Quién sabe cuántas ilusiones, cuantos logros,cuantos sueños y frustraciones se atravesarían en su camino?



La Villa, invierno 2015


COMENTARIOS:

De: Maritzan Diaz Navas Me acuerdo de estos caleteros, de verlos bajar los sacos en el almacén de Manuel Melo y cuando estaba en casa de mi abuelo Juan Aguilar que quedaba a media cuadra y cuando pasaba a comprar rebanadas o bizcocho redondo en la panadería de Juan Pancho ¡Qué tiempos aquellos, que queda el recuerdo y no volverán!

30 de noviembre a las 15:53

De: Maritzan Diaz Navas
Buenos dias, yo soy de los 70, no de esa época,  pero sí vi caleteando sacos con pantalones cortados x ellos,  me encanta esa época,  tendría yo 9 años.

NOTA: La imagen es solo referencial y fue tomada de internet del sitio
https://www.youtube.com/watch?v=KbPj8ifk5jo

martes, 24 de noviembre de 2015

EL HERMANO AUSENTE






 A tu hija María Elena Carrasquel, in memoriam, dedico.




Por Oscar Carrasquel



Todavía te veo llegar, cada Pascua y Año Nuevo,
A veces metido dentro de un estuche de regalo
Subido en los vientos de un papagayo
O montado en una zaranda de luminoso vuelo.
Cabalgando sobre  un caballito de madera.
Quizás en el viento de un velero errante,
En un cohetón como aquellos
Con los cuales buscabas alcanzar
El monte azul de las estrellas,
Dibujando margaritas de fuego en los cielos.

Aún se sienten los pasos figurados de Raúl Ignacio
En la antigua puerta
 Y en la acera del frente de la casa grande.
En donde el arbolito, el vino, la cena de Noche Buena,
La alegría del niño Jesús y los abrazos
Se nos  metían a todos entre las venas.

Tus hijas y tus sobrinos celebraban tu llegada,
Parecías un San Nicolás hecho de nevisca.
 La cola del trineo repleta de regalos
Para el intercambio reunidos en familia.

No se había enmudecido lo bueno y amable.
Hoy en la calle  hay demasiado desasosiego
Pero a  pesar de la lección severa
La Navidad nos hace sonreír las penas.



Navidad 2015


COMENTARIOS:


De: Anónimo
25 de noviembre de 2015, 12:22 a. m.

Gracias Tio padrino, en cada palabra se percibe tu amor bueno. Te amo. Poecarrasquel

viernes, 20 de noviembre de 2015

LA MADRE





                      

                                            Por Oscar Carrasquel



TUVE UN SUEÑO  CONTIGO, MADRE

(EL MÀS BONITO DE TODOS) 

UN SUEÑO EN UN PEDAZO DE LA NOCHE

UN GAJO DEL FRUTO DE LA VIDA.



TE VI LLEGAR... ¡QUE TARDE LLEGAS!

UNA POBRE TELA DE FLORES DORMIDAS OCULTAN TU CUERPO.

CAMINAND DESPACIO,

COMO CAMINAN LAS ESTRELLAS MIRÀNDOSE EN EL CIELO.



TU CABELLERA FUERTE, CORTA,

ONDULADA, IGUAL A LA CRESTA DE UN OCEANO

TU FRENTE GRANDE, ALTIVA, TANSPARENTE

SEMEJANTE A LAS CRISTALINAS AGUAS DE UN ARROYO.



CON ESA SONRISA  MANSA

COMO UN HIERBAL QUE NACE PEGAD0 A UNA RIBERA,

TUS CANSADOS Y TRISTES OJOS  PERDIERON SU LUZ.

UNAS MANOS EMPALIDECIDAS TANTEABAN MIS PUPILAS EN LA OSCURIDAD.



TUS MANOS FIRMES

EXTIENDEN UNA SÀBANA  SOBRE MI PECHO

MIENTRAS TUS LABIOS SUSURRAN  A MI OÌDO

UN ORACIÓN PARA NIÑOS QUE APRENDÌ DE TÌ CUANDO ERA  PEQUEÑO,

SEMEJANTE MÀS BIEN A UN POEMA DELETREADO:

“ANGEL DE LA GUARDA

DULCE COMPAÑÍA

NO ME DESAMPARES

NI DE NOCHE, NI DE DÌA”.



LA VEO ALEJARSE DE ALLÌ, DE MI LADO,

COMO SE ALEJA UNA GOLONDRINA EN LA MEDIANOCHE,

TORNAS A TU PRADERA AMENA.

HAY QUIENES LLORAMOS UN SUEÑO

ESCRBIENDO UN POEMA FRESCO.

.

 
 
ARAURE, NOVIEMBRE  2015


domingo, 1 de noviembre de 2015

SEMBLANZA DE JOSÉ SEIJAS… AMANTE DEL PERIODISMO



 José Seijas y su esposa Paula Gonzalez de Seijas.


                                                                                            
  Por Oscar Carrasquel 

No hay momento mejor  que el emocionado sonar en la radio de los primeros cánticos de aguinaldos y gaitas navideños, para recordar a Joseito Seijas, como cariñosamente lo llamábamos sus coterráneos y amigos  más cercanos. Un hombre por demás emblemático en su tiempo y conocido en toda La Villa. Hoy silenciado de manera indebida. Olvidado  por su ciudad cual seco estío, no obstante que la quiso, y  la supo defender con vehemencia desde su tribuna comunicacional a la par del editor Inocencio Chencho Adames.  

Comenzamos renovando nuestro  sentido pésame a su distinguida familia, a su hermano Miguel Seijas, y muy especialmente extendemos este sentimiento de pesar a sus hijos, Alfredo, Mahuampy y  Yumilcar Seijas González, y a todas sus nietas y nietos.  

José Seijas Alayón, nace en Villa de Cura el 20 de mayo de 1933, en el hogar constituido por sus  padres José Mercedes Seijas y Elena Alayón de Seijas. Su padre lo inclina al estudio de los primeros grados y al trabajo desde pequeño, aconsejándolo bajo el mamonero del patio de la casa vieja. La muerte lo pasó a recoger  cuando iba a cumplir 78 años en su natal ciudad el 08 de febrero de 2011.  

Tiempos en que los lirios de abril y mayo dejaron de dar su fragancia, dejaron de brillar, de sonreír y  decir poesías. 

Este personaje villacurano de tanta valía en el periodismo en Aragua  a quien venimos a recordar hoy, fue fundador y timonel del anchi conocido  medio de comunicación El Vigía, en cuyo frente estuvo por espacio de 33 años, con brevísimas interrupciones. Buen conversador, lector apasionado, amante del periodismo, lleno de proyectos nuevos,  bohemio, buen amigo,  luchador toda su vida. Excelente anfitrión junto a su “negra” Paula González, su amada esposa, quien fallece posteriormente; la que fue eterna baquiana de sus caminos, la que rezaba por Él,  la conocedora  de todos sus sueños y realidades, la que mejor estuvo al tanto  de su vida llena de franqueza. 

No hay duda que Seijas fue un acucioso periodista, no había cursado en ningún claustro universitario, pero fue un comunicador por inquietud y vocación, extendido en lo más profundo del alma, donde mejor se cultiva esta emotiva profesión. Respetado en todas partes como persona, locutor y periodista, más por servir a los demás que por servirse así mismo. Por algo le gustaba asesorarse y recibir orientación con los que sabían. Oteaba la información donde tuviese. Desde la etapa inicial contó también con una pléyade de excelentes columnistas y colaboradores, que además fueron amigos sempiternos. Y con la venia  de todos ellos me voy a permitir nombrar solo uno, nuestro común amigo profesor Ramón Vásquez Montaña. Yo a ellos los invito a  que propongamos que la Imprenta del municipio Zamora, acertadamente rectorada por el poeta Pablo Cabrera, se denomine “Imprenta municipal José Seijas”. 
Daba gusto ver a Joseito Seijas inclinado sobre un mesón en la sala de su casa, montando solo su periódico, diagramarlo, luego  doblarlo,  distribuirlo y repartirlo gratuitamente en la calle, mano a mano,  de persona a persona, casa por casa, entregando a la gente su periódico todos los meses, unos tiempos a pie, y la mayoría de las veces al frente del volante de su Wagooner color azul claro. La gente lo buscaba afanosamente y estaba pendiente de la salida de la publicación. 

Es bueno y relevante recordar que el periódico El Vigía obtuvo dos celebrados trofeos  bien ganados, el Premio Municipal y  el Regional de periodismo,  otorgados respectivamente por el Concejo Municipal de Villa de Cura y la Gobernación del estado Aragua; además fue objeto de muchos reconocimientos por parte de personalidades y de infinidad de diplomas y placas de instituciones, tanto públicas como privadas. 

Visto a la distancia, J0SEITO SEIJAS  tenía rostro de poeta o de viejo navegante, sobre su cabeza pintada de canas no le faltaba su boina “nerudiana” de las cuales poseía una colección de ellas bien limpias y remozadas. 

Nuestro acercamiento con el amigo fue de larga data, escribimos más de un centenar de crónicas para su periódico. Seijas era un hombre siempre de brazos y puertas abiertas para todo aquel que quisiera expresarse en las páginas de su periódico, siempre  que  observara en la temática  las buenas costumbres y  la ética comunicacional. Sin embargo es posible que en algún momento haya tenido que encarar alguna dificultad siempre dispuesto a subsanarla. 
Era además un hombre que le apasionaba la Radio. Fue productor y conductor de programas radiales donde creaba y orientaba, promovía ideas. Se esmeraba.  Tenía un programa dominical por RADIO IMPACTO, que poco a poco iba ganando sustancia. Y anteriormente había incursionado en los micrófonos de RADIO COMUNITARIA ZAMORANOS, donde disfrutábamos del entretenimiento de dos espacios suyos semanalmente.  

Cocinero de los buenos, de sancochos cruzados y parrilladas, en su tiempo libre y los domingos, y del consumir  una que otra espumosa, allá en su rancho ubicado en el asentamiento rural de El Cortijo. En ocasiones no era raro ver entre los concurrentes a músicos, declamadores, poetas, periodistas  y voces de cantantes de diferentes rincones; así como a la patota de la famosa peña morgadiana, de la cual aún quedamos en el mundo algunos de sus integrantes, incluyendo  gracias a Dios al poeta JM, su mentor. 

A Joseito lo recreaba y le encantaba mucho la música llanera de arpa, cuatro y maracas. De la cual poseía una colección valiosísima. En las tardes en su rancho veguero se arrellanaba en una silleta de cuero a oír música criolla y a contemplar el arcoíris que en la puesta solar se instalaba en el mágico cielo del hermoso valle de Tucutunemo. Y a preguntarse seguramente como haría la naturaleza para pintar de morado, blanco, rosado y de otros colores las flores de los apamates en el mes de enero. Sus pensamientos volaban en aquel pedacito de cielo azul. 

En su juventud se desempeñó  como empleado de la compañía  EVYDSA,  empresa caraqueña de mucho renombre en toda Venezuela, cuya cantera estaba ubicada en la Hacienda Barrancón, a un costado de la carretera Cagua- Villa de Cura. El dedo patronal que daba la señal en esta compañía  era el señor Rubén García, y el ingeniero Feliciano Reyna principal director de dicha empresa. 

El de ser un individuo sereno que siempre estaba alerta, se lo dejó su profesión de Técnico Radiólogo.  En el transcurrir de una cantidad de  años hasta alcanzar el tiempo de su jubilación, prestó sus servicios en el Hospital Dr José Rangel de Villa de Cura (el viejo y el nuevo), a las órdenes del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social. Pero también le dio tiempo para ser vacunador oficial en la campaña anti-malaria en  toda la zona de La Colonia Tovar y sus contornos, donde hubo de tener su primer contacto pleno con la naturaleza  y el mundo rural. 

Como dibujante se hizo experto en la elaboración de pendones, de avisos y vallas publicitarias y también dictó pautas como fotógrafo profesional y junto con el señor José Girlando se convirtieron en cronistas gráficos de Villa de Cura, en retratistas de hechos destacados  de la urbe, de personajes y lugares emblemáticos de la ciudad, simultáneamente los dos fueron reporteros gráficos de diversos medios escritos de la región, incluyendo la Revista EXPRESION. 

Nunca se le vio triste ni acongojado, a pesar que de manera progresiva se iban incrementando los costos de la edición de su periódico, y menos con síntomas de cansancio, todo lo contrario, era un hombre optimista, alimentador de ideas y muy activo. Nunca supo lo que fue retroceder. Cuando sentía que desmayaba,  se empinaba,  como el capitán de un buque para mirar con el optimismo de un gran navegante  las tempestades y buscar superarlas. 

Como se sabe la muerte es impredecible, más, nunca observamos en Seijas, ni siquiera un pequeño signo de que sufriera de algún quebrantamiento su salud, por esta razón a todos nos extrañó su repentina enfermedad que en pocas semanas le condujo a la muerte, recibimos la noticia cuando nos encontrábamos en las tierras de El Silbón en Guanarito, en el estado Portuguesa, lo que nos impidió estar presente en su último adiós. 

Su desaparición dejó un hondo vacío entre sus familiares y todos sus  amigos que acusamos el golpe fuerte que produjo la muerte de este  representante del gentilicio villacurano, y muy fundamentalmente la incertidumbre  que dejó su ausencia física  dentro del periodismo radial y escrito en Villa de Cura. 

Hoy sentimos que Joseito Seijas, aunque haya muerto, no se fue por completo. Ojalá lo pudiéramos volver a encontrar en un cruce de camino, o bajo el alero de cualquier casa; o “por los andamios de las flores”,  como escribió el poeta Rafael Hernández, para juntos continuar buscando personajes y describir las diferentes historias menudas de nuestro pueblo. 
José Seijas,  fue una página importante en la historia del periodismo en todo el municipio Zamora, y  particularmente en Villa de Cura, el pueblo que lo vio nacer, crecer y trabajar, cuya tierra como semilla buena le cobija eternamente en su reposo definitivo. 

Que en paz descanse tu alma, poeta. 

                                                                                                             
                                                                                                     La Villa, noviembre de 2015


COMENTARIOS:


De: Omar Gutierrez
1 de noviembre de 2015, 3:43 p. m.

Muy sentida su semblanza sobre ese gran hombre que fue José Seijas (Joseito) como popularmente se le conoció, quienes tuvimos el honor de conocerlo y tratarlo, podemos dar fé de sus afirmaciones. Paz a sus restos.
           
De:  JOSE VASQUEZ          11 de agosto de 2016, 14:55
Seijas, para mi, fue un amigo entrañable, incondicional, cuantas veces juntos buscando noticias importantes para su "HIJO"· como él llamaba a su VIGIA. cuantas veces dialogando entre las "frías" allá donde Salvatierra, tantas anécdotas. Seijas era único, excepcional, mejor amigo, él no se ha ido,aun esta presente en los corazones de los que tuvimos la suerte de haberlo conocido. hasta siempre amigo Seijas.


viernes, 23 de octubre de 2015

LOS 15 AÑOS DE IVANA


 Por Oscar Carrasquel

Hoy resplandecen en el pañolón del cielo
Un manojo de luceros
Invitando a la luna a dar un paseo
En la paz nocturnal  
De una esplendorosa noche portugueseña.

Era una niña convertida en mujer
Que en mis sueños yo  recordaba
Que una noche de luna llena
Pusieron por nombre: IVANA

Un puñado de estrellas desfilan en tu agasajo
Por una órbita azul y de grana
Danzando un vals de bendición  imperecedera
Por estar celebrando esta reina
Sus primeras 15 PRIMAVERAS.

Araure, 24 de octubre de 2015

martes, 20 de octubre de 2015

NOHEMI BERLATTI


                                                     Por Oscar Carrasquel


Voz rubia de la canción romántica de Venezuela
Del bolero fuiste tú su Reina
A su interpretación sensual no diste tregua
Con voz innata y estremecimiento natural
Al sentimiento supiste descifrar

Alcanzaste renombre en el país nacional
-Tu risa y  tu voz enamoraban- 
”Reina del Bolero” en los 70 fue tu credencial
A Venezuela y América con tu voz supiste conquistar

Ahora en  silencio te marchas sin avisar
Porque en un festival de baladistas 
En el cielo ibas a participar

En tu cuaderno de viaje te llevaste apuntado
Mis temas favoritos, rompedores del aliento
Que poco a poco voceabas como un poema recitado:
“Que será de mi”, “Ruego a Dios” y “Todavía te quiero”
Los boleros que volaron por tus labios de fuego

Pídele permiso a Dios, NOHEMI BERLATTI
O evádete cuando quieras de tu reino
Y  vuélveme a cantar adherida a mi ventana
Tus hermosos y provocativos boleros.

Maracay, octubre de 2015



viernes, 16 de octubre de 2015

TRISTE EVOCACIÓN












Por Oscar Carrasquel


A Isabelita, in memoriam



Hoy se cumple otro aniversario
De un fatídico lunes 16 de octubre
Cuando la luz de su amanecer
Se convirtió en ocaso
El cielo sonó su extraña vocería
Y el paisaje de nuestro mundo
Se convirtió en sombras oscuras
Hoy los recuerdos llegan, se van y regresan
Como  fatigadas olas de la mar
Día de una fuerte sacudida
De aquel nido de trinos
Que pendía de un árbol
En lo alto del camino
La estrella perdía su estela de brillo
en el centro del firmamento
Hoy vuelve a llorar la pampa
Hoy vuelve a derramar sus lágrimas
el águila que mora allá en la montaña
Hoy todas las lágrimas se volverán una sola
Y se irán a confundir con la luz del sol que nos alumbra.

 La Villa, verano, 2015

domingo, 4 de octubre de 2015

LOS 76 EN DOMINGO



Por: Oscar Carrasquel
Villa de Cura, estado Aragua

El Domingo arribo a los setenta y seis,
firme todavía,
Como un antiguo boticario
Dándole golpecitos al mortero. 
Con mi haz de cabellos 
Con apariencia a humo de cenizas.
Sobando mis arrugas,
De las cuales nunca reniego,
Pues de balde no caen los años.
Las canas son la lumbre de las espigas
Que florecieron con el paso 
de tantas primaveras.
Y las arrugas, las sequías
Por donde corrió el verdecito de tantos inviernos.

OeC. Julio 27- 2014

Sitio web de la imagen: http://es.123rf.com/imagenes-de-archivo/six_years_age.html

miércoles, 30 de septiembre de 2015

ACARIGUA Y ARAURE (VILLAS HERMANAS)




Por Oscar Carrasquel


 
Dedicado a la ciudad de Acarigua con motivo
 de estar cumpliendo en este  2015 los primeros 395 años
de su fundación, por Don Francisco De La Hoz Berrio Oruña, con el nombre de
San Miguel de Acarigua, el 29 de septiembre de 1620.

 
La foto es el monumento LA ESPIGA símbolo de la agricultura nacional, ubicado
al comienzo de la avenida Las Lágrimas con avenida Los Agricultores.





EN CADA RESPIRO  Y  CADA INSTANTE
BROTA DE MI ALMA MI CANTAR
PARA DOS CIUDADES HERMANAS
QUE FUERON MI HABITAT

A TI ACARIGUA MI SALUDO INICIAL
CUNA DE LANZA LIBERTARIA
EN MANO DEL CATIRE PAEZ
CON SUMA DE HAZAÑAS A FAVOR DE LA LIBERTAD

QUÉ BONITO EL CIELO BLANCO -AZUL
DE TUS CÁLIDOS ATARDECERES
TU HORIZONTE SE VUELVE DE TODOS LOS COLORES
CUANDO DISTANTE EMERGE
EL ANILLO DE FUEGO EN TUS AMANECERES

POSADA ETERNA ERES ARAURE
CON TUS EXHUBERANTES RIOS Y MONTAÑAS
Y EL HECHIZO DE TUS LÍMPIDAS QUEBRADAS
CON TU TEMPLO DE LADRILLO COLONIAL
DONDE HABITA LA VIRGEN DEL PILAR
TU PATRONA ESPIRITUAL

INOLVIDABLE TU TRAVESÍA VIAL
QUE EN GRANDES AMANECIDAS Y ATARDECERES
 ME VIERON LLEGAR Y REGRESAR
LA “CIRCUNVALACIÓN SUR”
 Y LA AVENIDA “LAS LÁGRIMAS”
QUE CON SANGRE DE GEMELAS HERMANAS
BORDEAN A LAS DOS CIUDADES.