martes, 24 de noviembre de 2015

EL HERMANO AUSENTE






 A tu hija María Elena Carrasquel, in memoriam, dedico.




Por Oscar Carrasquel



Todavía te veo llegar, cada Pascua y Año Nuevo,
A veces metido dentro de un estuche de regalo
Subido en los vientos de un papagayo
O montado en una zaranda de luminoso vuelo.
Cabalgando sobre  un caballito de madera.
Quizás en el viento de un velero errante,
En un cohetón como aquellos
Con los cuales buscabas alcanzar
El monte azul de las estrellas,
Dibujando margaritas de fuego en los cielos.

Aún se sienten los pasos figurados de Raúl Ignacio
En la antigua puerta
 Y en la acera del frente de la casa grande.
En donde el arbolito, el vino, la cena de Noche Buena,
La alegría del niño Jesús y los abrazos
Se nos  metían a todos entre las venas.

Tus hijas y tus sobrinos celebraban tu llegada,
Parecías un San Nicolás hecho de nevisca.
 La cola del trineo repleta de regalos
Para el intercambio reunidos en familia.

No se había enmudecido lo bueno y amable.
Hoy en la calle  hay demasiado desasosiego
Pero a  pesar de la lección severa
La Navidad nos hace sonreír las penas.



Navidad 2015


COMENTARIOS:


De: Anónimo
25 de noviembre de 2015, 12:22 a. m.

Gracias Tio padrino, en cada palabra se percibe tu amor bueno. Te amo. Poecarrasquel

1 comentario:

  1. Gracias Tio padrino, en cada palabra se percibe tu amor bueno. Te amo. Poecarrasquel

    ResponderEliminar

Deja tu huella en este blog con tu comentario.