domingo, 20 de noviembre de 2016

LA LUNA GRANDOTA




                                                             Por    Oscar Carrasquel  

                                                                                                

                               A la poeta Luna Francés, amiga,  como un silbido lejano.



La luna grandota del lunes,
esa noche insomne
la tuve cerquita en la mirada.

Pero no era la misma luna
que juglares y poetas retratan,

Era una luna de obeso desarrollo,
la vi desde mi oscuro lecho
de un color rojizo con negro.

A los astrónomos despierta
interrogantes.
Dicen que pertenece esta luna
a otro cielo de  astros extraños.

Yo sigo buscando a mi luna,
la que vislumbra el camino
a aquella que le cantó Legido,
la que “se mira en el espejo del rio”.

La mía es una luna rosada,
descuélgale  dos aretes amarillos,
viste de color violeta salpicado,
y del sol se resguarda con un paraguas.

La luna villacurana, a veces no es redonda.
De tanto rodearse de versos y cantares,
existen noches, en su paseo,
que su torso se ve agujerado.
                                                                   




  La Villa de San Luis, verano de 2016






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu huella en este blog con tu comentario.