sábado, 8 de abril de 2017

MISTER ALBERT


Por Oscar Carrasquel


Ternura de abuelo,
sonrisa de chiquillo despabilado
y ojos de cocuyo en medianoche

A  esos árboles que brotan
en la llanura, se asemeja.
Sus hilos de cabellos  cenicientos
como tierra recién quemada.

A veces bien temprano
nos brinda un guiño de salutación,
bambolea  sus manos
cual lucero peregrino.

De frente nos vemos súbitamente,
por el  estrecho de una vereda,
de sombras de eucaliptos y palmeras.

Ataja el ritmo de su camioneta
y  baja del asiento para saludarnos

Mira a su alrededor
a través de sus  cristalinos anteojos
de buen capitán

De un azul marino su camisa
destilando esencia de perfume fino.  

Yo, con uno de esos robles 
de una montaña,
también  lo comparo

Es fuerte, castaño, da sombra,
y  se asoma de noche como viajero,
para contar una a una las estrellas.

Hoy, mi verso 
como lejano relámpago
se  antoja en recordarlo,
así no  sea su día de cumpleaños.

                    La Villa de San Luis, Semana Santa de 2017

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu huella en este blog con tu comentario.