sábado, 4 de junio de 2016

VÌCTOR MARTÌNEZ, GLORIA DEL DEPORTE ARAGÜEÑO



Por Oscar Carrasquel


Habría que comenzar señalando que cuando los ensayistas deportivos en un futuro se decidan a escribir sobre la historiografía del deporte aragüeño, justo  seria tomar  en cuenta el nombre de VÌCTOR MARTÌNEZ. Por supuesto que la historia  deportiva de Aragua tiene muchas caras visibles, y que la  de este  reconocido personaje  villacurano no debiera de pasar alto, por tratarse de una de las tantas por mencionar dentro de esa pléyade de personajes que ofrecieron su contribución para que el estado Aragua sea una referencia nacional e internacional en diversas disciplinas deportivas.

Fue conocido a secas como VÌCTOR MARTÌNEZ, un hombre activo en sus diferentes facetas y responsabilidades cumplidas. En su vida supo agrupar, atender y promover eventos deportivos de cualquier naturaleza, lo que le valió  multiplicarse en diversas realizaciones en su pueblo natal Villa de Cura, en Maracay  y en toda la región aragüeña.

Aunque  como jugador de béisbol su carrera puede considerarse como fugaz, se dedicó después por entero a su rol de dirigente  y a desarrollar su talento como  auténtico coordinador de todos los deportes. Por eso lo encontramos como entrenador, fundador de conjuntos de softbol, futbol, atletismo, creador de ligas y equipos; organizador de campeonatos  en todas las categorías en la entidad aragüeña  y cumpliendo con su rol  directivo  planifica eventos y encabeza delegaciones deportivas de carácter  nacional e internacional.

VÌCTOR MARTÌNEZ fue poblador del  barrio Las Tablitas  de Villa de Cura, del callejón 3, cuando Villa de Cura era un núcleo pueblerino, donde vino al mundo el 15 de junio de 1935, producto de la unión conyugal de Adela Rodríguez de Martínez y Rosendo Martínez, mejor conocido en la barriada como “Rosendito”. Este matrimonio conformó una de las primeras familias fundadores y residentes de esta popular barriada. Víctor era tío de Carlos José Martínez “Cejota”, artista plástico de reconocida trayectoria nacional.

En su primera etapa como jugador infantil aparece como integrante de los conjuntos de béisbol callejero los  “Buitres” y “Gavilanes”, cuando se jugaba con bates de palo de cují tallado, pelotas de pabilo forradas en adhesivo y guantes de lona. Recuerdo que estos coloquiales  implementos para jugar béisbol lo fabricaba –trazados y cosidos a mano- mi compadre Juan Bautista Alayón y un muchacho aficionado al canto de apellido Guirados que con él aprende el oficio. En ese transitar impulsa junto con José Arnaldo González “Perdigón”, Eliseo Briceño y Carlos “viejo” Graterol   la creación del equipo infantil “Caribes”. Ya usando uniformes, bates y guantes manufacturados. Y tiempo después miembro de la junta directiva de nuestro equipo juvenil “Cerveza Caracas”, por allá en los años 58-60. Su menor hermana, la gentil señorita Adelita era una de las madrinas de este equipo.

Debido a las  precarias condiciones económicas de la familia comenzó desde temprano a fajarse con la vida que llevó siempre con dignidad, la lucha la aprende quizá por ser descendiente de “Rosendito” que fue toda su vida un hombre trabajador. Víctor, con apenas 15 años de edad ingresa a trabajar a la Farmacia Central de don Félix Valderrama, desde 1950 hasta 1970. Pero luego su experiencia como auxiliar de farmacia la despliega en la Farmacia “Santa Eduviges” de Maracay, en dos etapas 1971-73 y 1985-1995. En la Botica El Carmen de Tucacas estado Falcón, en el espacio 1974-77. En la Farmacia “Los Morros” en San Juan de los Morros en el mismo año. Y en  1980 en Farmacéutica “Blawbach” de Valencia, estado Carabobo. Sin descuidar su pasión por el deporte, donde siempre estuvo la fecha y hora precisa cuando le requerían.

Enmarcado dentro la actividad deportiva en el año 1956 es designado como Secretario de Actas de la recién creada Liga de béisbol A del Distrito Zamora de Villa de Cura, durante el ejercicio como presidente de la Asociación  de béisbol del estado Aragua del profesor Luis Carrillo (ABA).

En el año 1957 funda el equipo “La Villa”,  de categoría A, para  luego participar en el torneo organizado por la liga de béisbol de Zamora por la copa “Ramón María Acosta”.

En el año 1959 surge como fundador junto con el señor Enrique Flores del equipo “La Criolla” clase AA, y el mismo año participa en  el campeonato estadal en el antiguo estadio José Pérez  Colmenares. El equipo  La Criolla escenificó muchos encuentros acá en su sede estadio La Aduana (detrás de residencias médicas). Se midió con muchas divisas de grandeza  a campo abierto en la sabana, entre muchos otros con Caribes de Cagua, Papelera de Maracay, Policía de Caracas, Cartografía Nacional, Universidad Central, OSP de Puerto Cabello y OSP de La Guaira.

En 1960  junto con otros dirigentes le dan vida a los  primeros equipos de Softbol en Villa de Cura realizando intercambios amistosos con clubs de San Juan de los Morros, Guigue y Maracay, en cuyos equipos militaron jugadores de excelente figuración como fueron Pablo Acosta, Ñemita Martínez y Andrés Grillo Álvarez.

En 1961 es cofundador de la liga criollitos del Este en Maracay, en compañía de Francisco Matute, Juan Bautista Nieves, Luis Zambrano y Luis Ramos, padre de los jugadores de béisbol profesional Wolfang y Luis Ramos.

El 20 de febrero de 1962 funda junto con otros dirigentes una de las más grandes  corporaciones del deporte menor como es Criollitos de Venezuela. Seccional Zamora, estado Aragua, con el asesoramiento y dirección de su presidente nacional doctor José Del Vecchio.

En agosto de 1966 representa nuevamente los colores de Aragua con el equipo Las Tablitas BBC de Villa de Cura, resultando campeón del primer campeonato nacional junior de los Criollitas de Venezuela realizado en Punta Cardón estado Falcón. Hazaña comparable solo  con el laurel  conquistado por del equipo juvenil villacurano “Ayacucho Star” en Caracas en 1943.

Su incursión como jugador activo de softbol se produce en los años 1965-70 y su desempeño se materializa en el campo del Club Aragua de Los Tanques y en otras ciudades como San Mateo, La Victoria, El Consejo, Los Teques, San Juan de los Morros, y otras localidades.
La Liga Los criollitos  seccional Aragua le encomiendan la fundación de la liga de Girardot en 1974,  lo propio hace  en el Distrito Silva, Tucacas estado Falcón y también la liga del Distrito Roscio del estado Guárico  el año 1977.

En el año 1978 le corresponde la creación del club de béisbol Las Tablitas clase A de Villa de Cura y al mismo tiempo, crea la liga de atletismo junto con otros atletas de Villa de Cura. El señor Julio Bolívar presidía la Asociación de Atletismo del estado Aragua. En este sentido incorporó la carrera de  maratones y juegos tradicionales a las  fiestas de decembrinas en Las Tablitas, para el esparcimiento de la juventud. Creo que las nuevas generaciones  no supieron captar y menos valorizar el esfuerzo de VMR.

A finales del 78 se incorpora nuestro personaje a la liga de béisbol clases A y AA del Distrito Zamora, cuyo presidente de la Asociación de Béisbol del estado Aragua  era el señor Remigio Hernández,  después le siguieron Pedro José Martínez y Pepín Ariems.

En 1980 es designado  delegado  por el equipo Veteranos de Mariara y  también desempeña el mismo cargo con el Deportivo Silva BBC de la categoría AA en Tucacas estado Falcón.
En su regreso a Villa de Cura en 1985 se incorpora como secretario de Relaciones Públicas de la liga de béisbol de Zamora, afiliada a la Asociación de Béisbol del estado Aragua. Y ocupa funciones de anotador oficial, promotor y organizador de eventos.

En el año 1977 el destino le dicta que debía que hacer un alto en el camino. Es  operado  de laringe y cuerdas vocales en el hospital  Luis Razzeti de Caracas, queda sin voz, Y emprende una nueva lucha porque debe aprender a hablar a través de ejercicios abdominales y diafragmáticos. Esta eventualidad no fue motivo para entregarse, al contrario continúa su trabajo deportivo en oficinas y campos donde era requerida su presencia. En este sentido  se incorpora a una misión social como instructor de voz esofágica de los laringectomizados en hospitales especializados de varias ciudades de Venezuela y Centro América.

En 1990 trabaja en la parte organizativa de la primera serie de béisbol menor internacional celebrada en Villa de Cura  con la participación de conjuntos de las islas de Curazao y Aruba.
En 1993 en el mes de octubre viaja a la Habana Cuba en actividades relacionadas con el béisbol menor y hace contacto con Felipe Sierra representante de la liga cubana, categoría menor. Visita campos abiertos y estadios de la ciudad capital, aprovecha para extender su misión hasta la más importante liga de softbol de la Habana, que agrupa más de 300 clubs presidida por el ingeniero Carlos Alberto Díaz.

En 1993, en  el mes de noviembre se traslada a Republica Dominicana a través de la Academia de béisbol que preside del profesor Ernesto Junior Feliz, y concreta la realización de la primera serie invitacional realizada con los conjuntos de  la liga de Zamora,  en tres categorías.

En julio 1995 se realiza la primera serie internacional en Palo Negro, categoría pre infantil e infantil, VMR coordina y dirige todo lo relacionado con atención, recibimiento y logística,  German Caldera desempeñaba la presidencia de la ABA.

Entre 1996-99 presta sus servicios como coordinador y organizador  de campeonatos de softbol y béisbol menor  en el campo del Centro  Social Aragua de Villa de Cura, y al mismo tiempo anotador y recopilador de los juegos que estos clubs  realizan.

Cabe destacar que el 19 de abril de 1999  se vuelven a recoger los frutos y esfuerzos de VMR; ese día el estadio Ramón María Acosta  abarrotó de público sus gradas y adyacencias para recibir a la representación de Cuba  a su regreso Winnipeg Canadá, donde la selección de la isla caribeña se habían titulado campeones, cuyo evento fue planificado a beneficio de un niño que padecía de leucemia. Dios lo tenga en la gloria.

Por su actividad en beneficio y desarrollo del deporte  en Aragua, recibe múltiples condecoraciones y reconocimientos, en especial El Samán de Aragua de la gobernación del estado Aragua; orden ciudad de Villa de Cura, orden José Pérez Colmenares por la ABA en Maracay, orden Día del Beisbolista, en Palo Negro; placas diplomas  y honor al mérito de la Corporación Criollitos de Venezuela, Caracas. Pergaminos en Tucacas, en  Cuba y República Dominicana.  Y en Ateneos y Ligas  deportivas de La Villa, San Francisco de Asís, San Sebastián de los Reyes, San Casimiro, San Juan de los Morros, La Victoria, Barcelona, Santa Cruz de Aragua, entre otros.

Detallando sus múltiples facetas deportivas Víctor  nos demuestra que fue un hombre que amó el deporte en el estricto sentido de la palabra. No era periodista egresado de claustros académicos, pero mostró su inteligencia y habilidades como comunicador en el área deportivo. Todas las menudencias en un campo de juego la llevó  su pluma a las páginas de deportes de los diferentes medios de comunicación del Aragua y Guárico. Fue corresponsal de matutinos de la región central y llevaba una crónica en el periódico El Vigía  llamada “Tribuna del fanático”, y escribió diversas páginas para la revista EXPRESIÒN de Villa de Cura, siempre con temas concernientes al deporte.

Todo esto y mucho más fueron las facetas que adornaron la vida de VÌCTOR MARTÌNEZ, y la síntesis de una agradable y fluida conversación con él. Fue un día que yo regresaba de mi trabajo y aprovechamos para hablar largamente sobre la intimidad de su vida deportiva, dos meses antes de su viaje a la eternidad, nunca pensé que sería ésta la última  vez que oíamos su esofágica voz,  ambos arrellanados en un banco de una plazoleta de Villa de Cura.  
Este hombre de vida vertical y deportista a carta cabal falleció el 11 -09-2012. Contaba 77 años de edad. Los que fuimos sus amigos de toda la vida su muerte nos causó una profunda conmoción. Considero que el Estado debería incluir su nombre en la lista de glorias del deporte de la región aragüeña.



Villa de Cura, 03 de junio de 2016

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu huella en este blog con tu comentario.