miércoles, 4 de enero de 2017

EL OTRO ROSTRO DE LA LUNA

 
                     Por Oscar Carrasquel

Esta noche pude observar a la Luna
cambiando de rumbo su contemplación
como llorosa cuando la tristeza agobia

Sin mostrar entre sus labios
ni una leve sonrisa, 
detenida la mirada en su espacio vital.

Sus ojos radiantes,
cada uno con la tenue luz
de una flor entreabierta

Resurge un silencio arcano
como de media noche,  
recorren paisajes solo por ellos conocidos,
Irradian  una luminosidad
envueltos en manto de congoja.

Caminan sobre el cauce
de un  cielo  sin estrellas,
los espío con mis ojos temblorosos
sin querer apartarme de su azul.

Aprovecho los vapores de luces
que me brinda las primera aurora
para contemplar la mitad de su rostro
ahora como una playa vacía.


                  Valencia,  primer día de enero  2017

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu huella en este blog con tu comentario.