martes, 28 de abril de 2015

EL SEMERUCO




Por: Oscar Carrasquel
   Villa de Cura, estado Aragua


Al poeta J. M. Morgado


Te silenciaste anciano Semeruquito,
Árbol de generoso fruto,
que aire puro y limpio
nos entregabas.

Hoy mi verso recordar...
quisiera,
las infinitas alegrías
que con tu sombra,
muchas veces nos
dabas.

Compañero de cuitas, poesías
y canciones con guitarras.

No te moriste de pie,
como dicen que mueren
los árboles.

Hoy, al llegar yo de viaje,
alcancé a ver tu cuerpo
con tus raíces al aire
y hojas en el suelo.
Extendido largo a largo
sobre lo verde del césped.

Parecías derribado
por el destello de un rayo.

El pobre no soportó más
el peso de tantos años,
ni sus raíces,
la sequía de tantos veranos.

Por culpa de tal percance,
sobre tu espesura vegetal
ahora no cantarán,
como lo hicieron antes,
aquel enjambre de pajarillos
que venían cada mañana.

Ni en marzo,
se escuchará en tus ramas,
el canto mustio de las chicharras.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu huella en este blog con tu comentario.