miércoles, 15 de julio de 2015

GREGORIO “EL CHICHERO”

     


 Por Oscar Carrasquel

Al chino Félix, mi gran amigo
                                                                                                    
¿Quién de los que fuimos muchachos o mayores de edad en la quinta y sexta década del siglo XX no conoció a Gregorio García “El Chichero”... En tiempos pretéritos GREGORIO
 GARCÍA fue el vendedor de chicha más exitoso y el más cotizado que había en Villa de Cura. 

Se hablaba que Gregorio no solo expendía la deliciosa bebida, sino que inventó la formula casera más espectacular para preparar con sus manos la chicha más sabrosa y requerida a diario por obreros, estudiantes, maestros y demás transeúntes, quienes se encargaron de convertir la rica bebida en una especie de leyenda. Su elaboración abarcaba muchos detalles, y allí estaba el sorprendente secreto  para que saliera una de la más exquisita chicha de todo los valles aragüeños.

En aquellos días cuando el signo monetario poseía otro significado, usted podía pagar por un vaso de chicha, dependiendo  del tamaño del pote,  Bs 0, 25 y Bs 0, 50. El arroz como base primordial de la bebida costaba Bs 1, 00, y la leche que usaba para su preparación valía  Bs 1.50 el litro, y el azúcar 0.75 el kilogramo. El hombre cargaba siempre encima de su carrito chichero la muestra de los envases de leche usados, para que el público no dudara de la pureza y originalidad de su chicha.

Gregorio El Chichero solía salir temprano de su casa  pedaleando un triciclo con un cajón elaborado de madera, en cuyo interior llevaba un recipiente grande y dos latas tapadas llenas del producto, transitando las principales calles de La Villa. Pero su parada favorita era frente a la plaza Miranda, junto a la llamada ARC o terminal de los autobuses de la Línea Demócrata. Al frente de su carrito un visible letrero donde se leía: “CHICHA HELADA SIEMPRE IGUAL”…
 Bate que bate aquella mezcla con un gran cucharón de aluminio, mucho antes de servirla.

 Gregorio  García era nativo de la población de Duaca, municipio Crespo del Estado Lara. Se trasladó a Villa de Cura siendo muy joven, en la tercera década del siglo pasado y jamás regresó a su lugar de origen. En esa época en las calles de la urbe circulaban pocos automóviles, no había tarantines de buhoneros y era una hazaña encontrar una motocicleta. La Villa contaba con su emblemática sabana donde se practicaba béisbol. En este terruño zamorano que tanto amaba incursionó más allá de sus sueños, formó y levantó a dos familias, como un viejo buey,  con esfuerzo, dedicación y trabajo. 

Gregorio García, nuestro tradicional y predilecto chichero, fue un hombre lleno de coraje, de alma festiva, conversador, refranero, mamador de gallo, aficionado a la pesca, pero al mismo tiempo de carácter recio. Se granjeó el cariño y afecto de muchas familias y personalidades villacuranas.

¡Cuánto diéramos por volver a escuchar su grito guerrero por las calles de La Villa, en las horas de reposo meridiano!

                                ¡Chicha Helada…Chicherooo!

Cuando lo conocimos era un peculiar caballero que apenas frisaba los cuarenta años de edad. Siempre calzaba zapatos negros tipo mocasín, iba muy bien arreglado, con su bata blanca pulcra con tachón en la parte de atrás y abierta la parte de adelante. Usaba siempre un fino sombrero marca Borsalino de ala ancha, que utilizaban siempre los llaneros. Por las calles de La Villa paseó muchos años su optimismo y una gran pasión por su trabajo.

En torno al personaje surgieron en aquellos días muchas anécdotas que expresaban sus ocurrencias. Le disgustaba que lo llamaran “chichero”. 

Muchas veces el popular Natividad Bermúdez “Meneco”, amigo de jugar chanzas lo paraba en la calle llamándolo “Chichero”, y Gregorio enseguida le respondía en forma sarcástica y punzante: “A su merced, Doctor”, porque  él gozaba defendiendo la dignidad de su humilde trabajo.

A pesar del tiempo transcurrido  todavía hay gente de nuestra generación que sería capaz de pagar la cantidad que fuere, por volver a saborear una deliciosa chicha de las que expendía Gregorio García por las calles de La Villa. La famosa Chicha de Gregorio no se ha perdido del todo del gusto y la memoria de los villacuranos.

El personaje se enfermó progresivamente. Solo la muerte en marzo de 1966* pudo interrumpir su alegre e indomable paseo por la vida. A la edad de 86 años, ya tostado por el sol villacurano, dejó de latir el corazón de este larense de ojos pardos y achinados en su casa del callejón 3 de El Rincón, entre un montón de refranes en las paredes, y una cantidad  de palomas y pajaritos sobre una mata de  mamón. 

Su osamenta descansa en el viejo cementerio municipal de la calle Comercio de  Villa de Cura.



La Villa, invierno de 2015


Nota: La foto  se la agradecemos a su hijo Félix García “El Chino”.


*Ya culminé la investigación pendiente sobre la fecha de fallecimiento de
GREGORIO GARCIA. "El Chichero".
El 13 de enero de 2001, ocurrió su deceso en la ciudad de Villa de Cura.
                                                             

                                                                                    Oscar Carrasquel


COMENTARIOS:


De: Rafael Rodriguez Galindo Lo recuerdo gratamente, no obstante su carácter un tanto sarcástico!!!

De: Luz Marina Sáez Gutiérrez Qué tiempos tan sanos y lindos se vivieron !!!
15 de julio a las 16:28 

De: Matias Enrique Rodriguez Aranda Si señores, buenos y viejos recuerdos aquellos, chicha fría y helada por tan solo un medio el vaso.....
15 de julio a las 20:52 

De: Luis Vegas Creo que hay un pequeño detalle en la fecha q murió x q yo lo conocí y le compré bastante chicha y yo nací en 1967
15 de julio a las 22:36 · 

De: Carmen Delgado Qué de tiempos, la mejor chicha y de verdad este señor se las traía.  Mas villacurano que cualquier otro, gracias por el recuerdo
15 de julio a las 23:19 · 

De: Milena González Si, es verdad, el año está. equivocado porque yo lo conocí en 1993, era mi vecino
17 de julio a las 8:32 · 

De: Jose Vicente Castillo Siempre vendía en la Plaza Miranda
17 de julio a las 9:19 · 

De: Aquiles Ramírez Chacín Yo era un cliente fijo, Saludos al Chino 

De: Nelly Zurita Yo me acuerdo de el bastante chicha le compre
 15 de julio a las 21:31


De: Omaira Toledo Lo recuerdo , mucha fue la chicha que me tomé de sus menos .. Qué buen caracter tenia.Dios le bendiga y le de paz para siempre.
 15 de julio a las 23:11


De: Omaira Toledo Quién de nuestro tiempo no lo conoció , qué buena persona era .
15 de julio a las 23:15


De: Marisela Cuenca Lo recuerdo, a ´él y su exquisita chicha,.
 17 de julio a las 7:47

De: Oscar Carrasquel Mi agradecimiento a Milena Gonzalez y a Luís Vegas que tuvieron a bien hacer una observación muy lógica sobre la fecha de fallecimiento de Gregorio El Chichero.  Voy a tratar de contactar con mi informante para verificarlo y procedo a hacer la debida corrección.
Mil gracias a todos por su contribución y por su atenta visita a nuestra página.


De: Carlina Gladys Cuenca COMO NO RECORDAR ESTE HERMOSO PERSONAJE... GREGORIO EL CHICHERO DE LA VILLA, SIEMPRE TAN GENTIL, CONVERSADOR Y QUE LE PARECIÒ LA CHICHA????.QEPD.

De: Anónimo15 de julio de 2015, 4:46 p. m.
Con la mejor intención,creo que la fecha de su muerte no pudo ser 1966,ya que lo recuerdo en años posteriores,1974-76 .Pero igualmente lo recuerdo con mucho cariño,cuando pasaba frente a mi casa,le comprábamos una jarra de su deliciosa chicha

 De: Yessica Herrera: ¿No tiene la historia de el otro chichero que estaba en la plaza Miranda, creo que ya murió?
3 de septiembre a las 18:03


De:  Oscar Carrasquel Yessica, le presento mis disculpa por no haberle respondido a tiempo. En efecto yo conocí a ese otro señor a que usted se refiere, por cierto también productor y vendedor de la refrescante bebida. Instalaba su carrito , primeramente frente ancla ARC, o terminal de autobuses y posteriormente paraba su carrito chichero frente a la plaza Miranda. En cuanto tenga suficiente información haremos lo posible por hacer una semblanza del personaje. Altamente le presento mi reconocimiento por su preocupación . Y gracias por visitar nuestra pagina.

De: Pedro Rangel Tengo 53 anos y he recorrido todo el país, y afirmo que ninguna chicha ha sido mejor...
 6 de septiembre a las 10:59 

De: Gilda Elena Carrasquel Córdova16 de julio de 2016, 17:49
Vivencias que llenaron nuestra niñez y adolescencia de detalles que se entretejieron para acercarnos a nuestra esencia y consolidaron nuestro sentido de pertenencia

Anónimo28 de octubre de 2016, 10:23

Buenos días, si fue un gran personaje de la historia de Villa de Cura pero quiero acotar que la sabrosa chicha era preparada por su esposa Carmen Rodríguez. Saludos

3 comentarios:

  1. Con la mejor intencion,creo que la fecha de su muerte no pudo ser 1966,ya que lo recuerdo en años posteriores,1974-76 .Pero igualmente lo recuerdo con mucho cariño,cuando pasaba frente a mi casa,le comprabamos una jarra de su deliciosa chicha

    ResponderEliminar
  2. Vivencias que llenaron nuestra niñez y adolescencia de detalles que se entretejieron para acercarnos a nuestra esencia y consolidaron nuestro sentido de pertenencia

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, si fue un gran personaje de la historia de Villa de cura pero quiero acotar que la sabrosa chicha era preparada por su esposa Carmen Rodríguez. Saludos

    ResponderEliminar

Deja tu huella en este blog con tu comentario.