jueves, 2 de febrero de 2017

VICTOR PARRA RIVERO “UNA TARDE EN EL CAFÉ CORDANO”


Por Oscar Carrasquel

La verdad es que no dejé de leer ni siquiera una letra de este libro que Víctor Parra Rivero, mi generoso amigo, puso hoy en mis manos con una fresca y cordial dedicatoria. No es su primera presentación editorial ya que encima de los anaqueles de mi estantería se asoman sus poemarios intitulados “Al Borde del estallido” y “Poemas de urbanos andares”, editados  con anterioridad por este conocido autor. 

Víctor Parra es un consagrado poeta, escritor, músico virtuoso de la guitarra  de originales interpretaciones, locutor, productor de radio y educador. Nacido en Villa de Cura el 27 noviembre de 1967. En premio al mérito de doble esfuerzo debe reconocerse que  la edición de esta obra partió asimismo del empuje y adhesión  del señor Larry Coronado, actualmente en ejercicio como concejal del Municipio Zamora.  En esta ocasión heme en la disposición cierta de traer al recuerdo algunos pasajes del presente título  basados en un viaje que el autor realizara a la ciudad de Lima, capital del Perú, en el mes de septiembre de 2011, lo cual hace más comprensible su creación.

En uno de sus breves recorridos por el Distrito peruano de Miraflores, en el centro de Lima, el viajero tropieza con un paraje conocido con el nombre de “Puente de los suicidas”.  Muy similar aquel sitio a como era los años 50 el “Puente El Guanábano, ubicado en la parroquia La Pastora de Caracas, por debajo del cual corría la quebrada de Catuche. Referían los vecinos de casas y edificios cercanos, que  solían oír cuando caían al fondo de la cañada los cuerpos de los suicidas que se lanzaban desde las barandas de dicho pasadero. Hoy no queda sino el recuerdo.

Paseando la mirada retrospectiva de la vida del autor, durante su corta estancia cumplida en ese vecino país se dio a la tarea de visitar varios lugares tradicionales de la ciudad de Lima, como fue la visita realizada al Restaurant y Bar Cordano, declarado por la nomenclatura oficial peruana como patrimonio histórico  de la ciudad limeña, ya que sus inicios datan del año 1905. De suerte que por más de siglo y pico este negocio se ha mantenido con vida en su vieja mansión.

El escritor con su cámara fotográfica en mano reproduce cuadros, escenas, efigies y fotos de personalidades vinculadas a las letras y de presidentes que han visitado en todas las épocas este antiguo recinto. El visitante admira con recreo este hermoso restaurant y su mobiliario, así como su diversidad de platos para las personas que tienen debilidad por la gastronomía, el vino y el cocktail. El poeta en ese momento sintió placer por destapar una botella de Etiqueta Negra para ingerir porciones puras. Entre tanto el curioso visitante se dirige al baño, pero a dos pasos a la izquierda se encuentra con una antiestética puerta cuyo pasillo lo lleva directo a un  restaurant bar de doble historia que en fecha 13 de enero de 1905 estaban inaugurando. De ambiente romántico, mobiliario Barroco, ambiente de antiguos tiempos. Allí conoce y se sienta a tertuliar con Franca Cordano, una joven de ojos relumbrantes y rubios cabellos, hija del dueño y fundador del Café Cordano, un inmigrante genovés. Dieciocho años contaba la mujer. Ambos a escondidas en una habitación ignota se ven envueltos en un arrebiate de lujuria, ella se le entrega en cuerpo y en alma  entre colchón y sábanas  blancas. Al final la muchacha queda hechizada y amenaza con decapitar su hombría si llegase a perder su amor por otra amante. 

Pero entonces ocurre algo inesperado, hace su aparición en el escenario una vasija cargada de agua helada que su consorte arroja sobre su rostro, interrumpiendo sus sueños etílicos. Carlos Suarez,  este fue el nombre con que se había presentado a la dama este recio personaje criollo; el hombre permaneció un rato en silencio, reflexionando; y tras pronunciar algunas borrosas palabras, enganchó por el brazo a su  esposa que se encontraba a su lado y ambos se perdieron a pie por la calle Jirón Arcash 202, en dirección de la estación del viejo ferrocarril limeño.

El resto del contenido del libro comentado se remite a una serie de mini cuentos de caracteres proteicos, con características de ensayos literarios donde se mezcla la poesía,  relatos más breves que los cuentos tradicionales, pero inspirados con mucha profundidad y significado. Desarrolla temas fantásticos y también coincidentes con lo existencial. Cada uno es como una parábola de la vida.

Toda la conciencia del lector se mete en las páginas de este libro porque son de acentuado colorido. Su lectura hace despertar la imaginación. Ojalá pronto lo tengan entre sus manos. Tanto como admiro y respeto al autor no dudo en recomendar su lectura.



La Villa de San Luis, enero de 2017 


    
FOTO DE VICTOR PARRA TOMADA DEL FACEBOOK DE YADIRA PÈREZ
DICIEMBRE 2011
PRESENTACIÓN DEL LIBRO DEL 1ER ENCUENTRO DE POETAS POPULARES

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu huella en este blog con tu comentario.