jueves, 18 de junio de 2015

EL PADRE





Por Oscar Carrasquel



Mi viejo se marchó ligero,
Como incansable viajero,
Como relámpago que guía al aguacero.

J. Eugenio Carrasquel,
era su sello y su gracia.

Un Llanero laborioso,
de remonta y de sombrero,
Que tanto amaba su suelo.

Cabalgó por tierras secas
Y áridas
De varios hatos llaneros.

Un vez,
Terminada su adolescencia,
con el primer cántico de gallo,
Vadea ríos y quebradas,
atraviesa sabana y esteros,
Y a lomo de caballo,
vino a parar a los valles
Aragueños.

En Caracas se hizo bachiller.
Y trabaja como Periodista,
en diferentes medios de
La capital.

Cultiva la poesía y el rigor
De la prosa.

En el curso de su vida es fundador de partidos.

En el interior ejerció como
Juez y Prefecto de pueblos.
Maestro de escuela,
Concejal, Diputado,
Columnista en periódicos y
Revistas.
Nativo de La Unión de Barinas.

La tortura, persecución y las rejas,
Fueron la recompensa
Por sostener la convicción de sus ideas.

Hace mas de veinte años,
Se fue por la cuadra mas
Larga de mi pueblo,
Con su pañuelo blanco
Diciendo adiós.

Desde entonces esta tierra
Zamorana cubre su cuerpo.

El PADRE, vivió y murió
Pobre de alforja.
Pero con un corazón del
Tamaño de una escuela;
Impoluto como un templo.

Su ausencia deja una sombra,
Una soledad fantasmal.

Como bongo sin patrón
Y sin palanca.
Y el río, de barranca a
barranca.





15 Junio 2014. Día del padre

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu huella en este blog con tu comentario.